El que guarda mi Palabra no morirá [Juan 8,51]

El que guarda mi Palabra no morirá [Juan 8,51]

¡Den gracias al Señor! ¡Proclamen su nombre! Cuenten a los pueblos sus acciones. Canten himnos en su honor. Hablen de sus grandes hechos. Siéntanse orgullosos de su santo nombre. ¡Siéntase alegre el corazón de los que buscan al Señor! Recurran al Señor y a su poder; recurran al Señor en todo tiempo. Recuerden sus obras grandes y maravillosas, y los decretos que ha pronunciado; ustedes, descendientes de su siervo Abraham; ustedes, hijos de Jacob, sus escogidos. Él es el Señor, nuestro Dios [Salmo 105,1 – 7]

Según la tradición rabínica, Abraham recibió la enseñanza, no de su padre sino de Dios. Su amistad con el Todopoderoso se caracterizó por varios elementos: la confianza (porque ante la llamada de Dios Abraham dejó su parentela para viajar al lugar del futuro Israel), el pacto [Dios le prometió que por haber aceptado la señal de la circuncisión, tendría generaciones de descendientes], la familiaridad [Abraham trató de persuadir a Dios de que no destruyera las ciudades de Sodoma y Gomorra], la obediencia [Abraham estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac por orden de Dios], y la salvación [Dios rescató a Isaac].

La amistad de Abraham con Dios tuvo el propósito de servirnos de modelo. Lamentablemente, rara vez tenemos una amistad como ésta con Dios, tan directa y cercana. Por lo general desconfiamos del Señor, olvidamos sus promesas, nos distanciamos de Él, le desobedecemos y no hacemos caso a su don gratuito de la salvación. Pero Jesús, mediante su crucifixión y su resurrección, nos dio la posibilidad de experimentar la misma relación con Dios de la que disfrutó Abraham, el primero de los escogidos.

En su Evangelio Juan nos desafía a aceptar esta obra de restauración que Dios hacía por medio de Jesús. Cristo mismo se identificó como igual a Dios Padre YO SOY EL QUE SOY, Éxodo 3,14] cuando les dijo: ?Les aseguro que yo existo desde antes que existiera Abraham? [Juan 8,58], que sus oyentes judíos consideraron blasfemia del mismo calibre que la afirmación de divinidad que hacían los emperadores romanos, pues equivalía a tener la existencia misma de Dios. Por semejante crimen, se prepararon para apedrear a Jesús, pero el Señor se escapó y salió del templo [Juan 8,59].

Era necesario que Abraham tuviese hijos para fundar un pueblo santo, y Dios le dio milagrosamente a su hijo Isaac cuando Abraham tenía 100 años y su esposa Sara 90. Se dice que el nombre ?Isaac? significa ?risa?, por la alegría que produjo este inconcebible nacimiento. La alegría fue provocada no sólo por el nacimiento del niño, sino porque Dios cumplía su promesa a Abraham [Génesis 17]. Para nosotros la promesa de formar un pueblo santo incluye la venida del Mesías, nuestro Señor Jesucristo.

El nacimiento de Jesús cumplió la promesa de Dios de establecer un pueblo santo, que hoy llamamos la Iglesia, el cuerpo de Cristo, mediante el sacrificio del Hijo de Dios. Él es el YO SOY [Juan 8,24.28; 13,19; 18,5 – 6] que inicialmente llamó a Abraham y que nos llama a nosotros hoy a abandonar el lugar donde vivimos [la vida del ego] y pasar a la tierra nueva [la vida en el Espíritu Santo]. Pero nosotros somos los que decidimos aceptar este llamamiento siendo siempre obedientes, o lo rechazamos negando la identidad del Señor y siguiendo nuestro propio camino.

¡¡¡Señor, Dios mío, te ruego me concedas que siempre sea capaz de reconocer tu presencia en mi vida y que jamás niegue tu voluntad!!!

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionalescristianos.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

 


Enlaces de Devocionales Grupos

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte