Un Mensaje a la Conciencia – 4 ene 2007

Un Mensaje a la Conciencia

Video WMV | Audio WMA | Audio MP3

4 ene 07

DOS ANTIGUOS LIBROS DE RECETAS
por Carlos Rey

Hay un antiguo libro de recetas médicas que se remonta a la época de la colonia española en América. Contiene recetas para sanar males del cuerpo y males del alma, males benignos y males mortales.

El libro lleva por título Tesoros, milagros y oración de la cruz de Caravaca. Salió a la venta en una iglesia de Lima, Perú. Como ejemplo de lo curioso de su contenido, para curar el dolor de muelas receta una supuesta oración que Jesús le enseñó a Pedro cuando el apóstol no podía dormir del dolor.

Es innegable que el dolor, la enfermedad y la muerte son problemas tan antiguos como el hombre mismo. Y permanecerán en la tierra todo el tiempo que viva en ella en su estado actual de condenación y depravación.

Los males del cuerpo, que son todas las enfermedades físicas, y los males del alma, que abarcan las pasiones, los vicios y las psicopatías, los sufre la raza humana como herencia fatal de la primera desobediencia. El hombre ha tratado, por todos los medios a su alcance, de librarse de esa carga ominosa que le roba felicidad, le nubla el cerebro, le amarga los días y lo va doblando hacia la tierra hasta sepultarlo. Y siempre ha buscado recetas infalibles. Ha echado mano de la religión, de los demonios, de la filosofía, de la hechicería, de la magia y de la superstición. Y en busca de la solución ha acudido a la medicina científica, combinando los logros de la quimioterapia, la hidroterapia, la dietética, la psicoterapia, la cirugía, la psiquiatría y la genética.

Sin embargo, aun con todas sus supersticiones místicas, todas sus religiones filosóficas, todas sus medicinas científicas y todas sus distintas terapias y terapéuticas, sigue enfermándose, sigue debilitándose y sigue muriéndose como todos sus antepasados.

Durante su vida en la tierra, el Señor Jesucristo sanó a muchos enfermos, resucitó a algunos que habían muerto, dio vista a ciegos, hizo andar a paralíticos y curó a leprosos. Pero el ministerio de sanar no era lo que más le importaba. Le interesaba mucho más la salvación espiritual que la sanidad física porque Él, más que nadie, sabía que lo que nos impediría ir al cielo no sería ninguna enfermedad en el cuerpo sino la condenación del pecado.

Por eso vino Cristo al mundo a morir en la cruz: para salvarnos de la condenación de nuestro pecado. No había otro modo de satisfacer la justicia divina. Él sabía que Alguien que jamás hubiera pecado tenía que pagar la deuda de nuestro pecado, y que ese Alguien era Él mismo. Y sabía que una vez que llegáramos al cielo, disfrutaríamos de un cuerpo sano por toda la eternidad.

Pero ¿cómo lo sabemos nosotrosí Porque lo dice aquel antiguo libro de recetas espirituales conocido como la Biblia, el libro de recetas más fidedigno que jamás se haya escrito.


www.conciencia.net

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte