Devocional Diario – Buscando un sueño

Interés Perdido = Fidelidad Acabada
"Buscando un Sueño"

 

 http://www.dylia.com/wingingairplane.jpg

“No tengo a nadie más que, como el, se preocupe de veras, por el bienestar de ustedes,  pues todos los demás buscan sus propios intereses y no los de Jesucristo”   Filipenses 2:20-21

 
 
El joven Timoteo era un creyente joven, hoy diríamos, que su juventud le daba licencia no sólo para probar, sino para escoger lo que mas le gustaba, lo que encajaba en su realización, lo que más le convenía.
 
Timoteo por ser joven podía disfrutar la libertad de errar en su elección, pero no importaba, total se podía dar el gusto de probar y fallar, -“total así es como se aprende”- afirman algunos.
 
Pero Timoteo, el fiel discípulo del Pastor Pablo no cayó en estas  distracciones de la falsa libertad, él aprendió de su maestro que sus intereses personales eran basura y que lo realmente valioso era velar por los intereses de los demás.
 
“No hagan nada por egoísmo, o vanidad, más bien con humildad…cada uno debe velar no solo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás”. Filipenses 2: 3,4.

Timoteo tenia licencia para ser egoísta, su fresca juventud era suficiente excusa para permitirse estos engreimientos, pero aunque era tan joven, era ilustrado en la Palabra y por eso supo manifestar sabiduría, primeramente renunciando al interés personal por amor a los otros, y también fue instruido al demostrar lealtad a su viejo Pastor, que podía llamarlo su “hijo en la fe”.
 
“Pero ustedes conocen bien la entereza de carácter de Timoteo, que ha servido conmigo en la obra del evangelio, como un hijo junto a su padre” Filipenses 2:22.

 
¡Que tremendo elogio mereció este joven! Y todavía de la boca del apóstol de apóstoles. ¿Qué habrían pensado aquellos otros discípulos jóvenes de Pablo que a diferencia de Timoteo si abandonaron al apóstol?  Es que ellos no estaban convencidos que les convenía seguir al lado de este viejo evangelista, quizá lo conceptuaron “pasado de moda” o peor, “demasiado exigente” o quizá hasta de poco nivel para ellos.  El asunto es que Pablo ya no se  conectaba a sus “intereses personales” y por ello tenían la puerta abierta de par en par para buscar otros más modernos y concordes con sus ambiciones particulares.
 
¿Quiénes fueron estas joyitasí Los más conocidos: Demas (amó más al mundo); Alejandro (él me ha hecho mucho daño) y  Marcos (dejó de interesarle el trabajo del evangelismo).

 
A los jóvenes que leen este devocional, les escribo con la autoridad de haber crecido en una Iglesia como ustedes ahora, la Iglesia en la que nací no fue un peldaño más en mi caminar cristiano, un objeto que se usa y se deja cuando ya pasa de moda a mis gustos personales.  Dios tuvo un propósito para que yo naciera allí y ya sea que sea de mi agrado, o no, de mi  comodidad, o no; el designio por el que Dios quiso que sea esa Iglesita en Barrios Altos tuvo un propósito en su plan eterno y sólo yo sería responsable de llevar a cabo esa tarea, yo y nadie más.
 
Que difícil se hace a la juventud dejar de pensar en ellos mismos y ponerse a pensar un poco en los intereses de los demás, sobre todo en la voluntad perfecta de Dios y no mi engañosa voluntad. El egoísmo es la característica de jóvenes que encubren sus ambiciones con “llamados especiales” o “nuevas misiones” sólo es un pretexto para seguir probando dónde hay lo que satisfaga su nueva inclinación.
 
Tienes dos caminos, así de simple, el atajo donde no hay que sufrir, todo es lindo, extraordinario, celestial, hasta lujoso y sobre todo, lo más importante: “te gusta”, aquí pareciera que no se hace difícil ser cristiano, es el lugar ideal.
 
El camino que exige sacrificio, entrega, exigencia y hasta obediencia, en este lugar no puedes llenar tus expectativas humanas, es hasta aburrido, no hay atracción, todo es trabajar y trabajar.
 
La mayoría de los jóvenes cristianos de hoy sufren de fiebre de egoísmo, buscan sus propios anhelos y mienten afirmando que son los de Cristo, no pueden ser leales, su fidelidad acaba cuando el interés se pierde.
 
¿Qué hacía un joven como Timoteo acompañando a un viejo pastor como Pablo? ¿Por qué no siguió a alguien más de acuerdo a su edad, a su educación, a su nivel social?
 
Porque aprendió bien el Primer punto de su discipulado cristiano:
 
“Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo”
I Corintios 10:24
 

El viejo pastor y su discípulo fiel el uno al otro y sobre todo ambos fieles al interés del Evangelio permanecieron unidos trabajando inseparables en la Obra de Dios.
 
 De diez jovencitos quizá haya uno que no busque lo más conveniente, el ideal de Pastor, la Iglesia modelo, el líder brillante, la maestra más actual, el Ministro más preparado, el cantante más moderno, los hermanos más agraciados, las hermanitas más selectas, etc.  Quizá haya uno que deje de mirar la apariencia ventajosa y decida buscar el interés de Dios.
 
¿Qué decides tú?


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte