Reflexiones Cristianas – Volar o no volar, esa es la cuestión

 

Reflexiones Cristianas – Volar o no volar, esa es la cuestión


Los científicos dicen que no puede ocurrir! ¡Es imposible! La teoría de la aerodinámica es muy clara. Los abejorros no pueden volar.

Se debe al tamaño, el peso y la forma del cuerpo del abejorro no está en relación al tamaño de sus alas, lo que, aerodinámicamente, hace imposible que pueda volar. El abejorro es demasiado pesado, ancho y largo para volar con alas tan pequeñas.

Sin embargo, el abejorro sabe todas esas proporciones y datos científicos y vuela.

Dios creó al abejorro y le enseñó a volar. Obviamente que el abejorro no le preguntó a Dios sobre el problema de la aerodinámica. Él, simplemente, voló. Tampoco le preguntó a Dios si sabía lo que estaba haciendo. Él, simplemente, voló. No se preguntó si Dios lo amaba, al darle esas alas tan pequeñas. Él, simplemente, voló.

Cuando Dios nos creó nos equipó para la vida que tenemos por delante. Dios sabe los planes que tiene para nuestra vida. Como nos ama, nos prometió estar con nosotros, enseñarnos, guiarnos, ser nuestra roca. Todo lo que tenemos que hacer es confiar y obedecer.

Dios no está limitado por nuestra comprensión de cómo suceden las cosas. Sólo porque no vemos algo, no significa que no sea real. La fe es, verdaderamente, la sustancia de las cosas que no se ven. A veces, la vida es inexplicable y sucede lo imposible. No siempre podemos explicar las cosas.

Y el hecho de que no entendamos cómo se hace algo, no significa que el Dios Todo poderoso no pueda hacerlo.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. muy muy bueno esta reflexion la guardare entre mis prederidas

  2. La parábola está muy buena, pero debe ser un poco vieja ya que como pueden ver en esta nota la ciencia ya resolvió el misterio en el 2005:
    http://www.clarin.com/diario/2005/11/04/conexiones/t-01083212.htm

    Esto no cambia el sentido del mensaje que es totalmente correcto. Lo que es incorrecto es la forma de dar el mensaje predicando evangelios mágicos desprestigiando a la ciencia o al conocimiento que son dones de Dios para los hombres, y estos dones forman parte del equipo que Dios nos da para la vida que tenemos por delante.

    No siempre podemos explicar las cosas, pero tal vez mañana podamos explicar lo que todavía hoy no podemos o la ciencia no puede. Creo que basarse en la derrota de otros (en este caso por los científicos) para predicar es construir la casa sobre la arena y no habla del amor de Cristo hacia “todos” los hombres, amor que debemos dar a los científicos, ateos, budistas… etc, etc.

    De nuevo, gracias por la web, es buenísima y Sirve mucho.
    Un Saludo
    Esteban

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

5 Compartir
Comparte5
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte