LAS PALABRAS QUE NO SE ESCRIBIERON

”  y al oír Juan en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, para preguntarle :

¿ Eres tu aquel que había de venir, o esperaremos a otro ?,

Respondiendo Jesús, les dijo : Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis “.

(  San Mateo 11 : 2-4     )

¿ Te sientes como Juan el bautista?

Aquel hombre que dedico toda su vida, para apartarse en el desierto para cumplir una misión celestial, ahora esta encarcelado, y le invaden las dudas.

¿ Te sientes como José ?

Aquel joven que fue llevado a la cárcel injustamente, y pasan los años sin ver el sol de libertad.

¿ Te sientes como David ?

Aquel joven, que fue ungido por el profeta Samuel para reinar una nación, y luego de la unción, le vino la mas grande persecución a muerte.

¿ Te sientes como Moisés ?

El hombre hermoso y sabio, que fue llevado al desierto, en la mas profunda soledad y abandono.

¿ Te sientes como Noemi, quien al obedecer a su esposo Elimelec, dejo su tierra, para quedar viuda y ver morir a sus dos hijos ?

¿ Te sientes como Cristo al ser traicionado y condenado injustamente?

En todos esos casos, surgió una lluvia de frases, que no están en la Biblia, y al igual que las que tu derramas por tu situación, ellos también las dijeron, lloraron, gimieron, rasgaron sus vestiduras, ayunaron, guardaron las vigilias de la noche, pero Dios los fortalecía.

Es muy seguro, que venia a ellos la brisa de la paz de Dios y al minuto siguiente, un huracán nuevamente les partía la fe en dos pedazos, y allí venia el Espíritu Santo a levantarlos.

Esas palabras no se escribieron en la Biblia, porque nadie las comprenderia, porque son palabras que no se pueden pronunciar en ningún idioma, porque salen en medio de las lágrimas, entre las nubes del dolor y la angustia; entre el valle de la desolación y la destrucción; entre el minuto de la debilidad y el siguiente minuto de la imposibilidad.

Esas palabras no las pudo escribir nadie, ni las escribirá nadie, porque es el lenguaje del alma, son los gritos del espíritu y es el lamento del cuerpo; todos a una vez, llenos de abatimiento, y únicamente el Espíritu Santo puede entenderlas y llevarlas al trono de Dios, para ser interpretadas y enviarte el oportuno socorro.

De esas mismas frases, se lleno el lugar Santísimo del tercer cielo, cuando, gemía José, Juan, Moisés , Noemi, Jesús y todos los que fieles a Dios, pasaron y seguirán pasando por el valle de las pruebas.

No te desanimes, continua gimiendo, que Dios esta contigo, por esa razón es que puedes avanzar hacia tu propio armagedon, al lugar de tu batalla final, de la cual saldrás vencedor, y aunque todo indica que seras destrozado en un millón de pedazos, no es asi, porque no puedes ver que Dios ha enviado un ejercito mucho mayor que el del enemigo.

Pronto cambiaran tus palabras, y aquellas que fueron llenas de lamentos, se convertirán en palabras, sabias, prudentes, llenas de fe, confianza, y exhortacion para el resto del pueblo de Dios.


oración:

Amado Padre de amor, nos unimos en clamor por todos tus hijos que están en los momentos mas dificiles de su vida, en donde la esperanza se ha marchado y únicamente permanecen con vida, por tu poder.

Visita los amado Dios, y ayuda los a pasar ese tiempo lleno de angustia y dolor.

En el nombre de Cristo Jesús

Amen y amen.


Escrito por José Luis Gonzalez

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte