DEVOCIONAL CRISTIANO – CRISTIANOS CARRETILLAS

devocional-cristianos-carretillaDEVOCIONALES – CRISTIANOS CARRETILLAS

No se atropellan entre sí; cada uno marcha en línea. Se lanzan entre las flechas sin romper filas.” Joel 2:8 (NVI)

La batalla siempre atemoriza. El riesgo de morir o ser herido es extremadamente alto y las probabilidades de salir ileso muy bajas. Demasiada amenaza como para no preocuparse. No importa lo avanzado de las armas que se empleen o lo rudimentario de las espadas, siempre la batalla atemoriza. Y por lo general, el ejército que se sabe en inferioridad de condiciones tiene a los soldados más atemorizados.

La estrategia de lucha en la antigüedad era bastante simple. El ejército avanzaba en línea recta para adelante, con la orden de destrozar todo lo que tenga delante. Esa regla básica hacía al combate extremadamente violento y salvaje. No había tiempo para razonar o pensar. Cada soldado asesinaba a quien tuviera enfrente sin preguntar.

Un ejército ordenado avanzaba en línea. Y eso le garantizaba tener un mejor resultado. Había dos cosas que complicaban la victoria: el desorden y el retroceso. Soldados cobardes que en lugar de avanzar, retroceden, hacen tiempo, evitan entrar en combate o simplemente huyen. Por eso los cargos superiores se esforzaban en unificar el paso de la tropa y en empujar para que todos avancen en línea.

Esta profecía de Joel me hizo pensar lo lejos que estamos de ese ideal. Un ejército ordenado y sistemático que avanza en línea sin necesidad que lo empujen. Durante la primera guerra mundial, en la lucha de trincheras, relatan los libros que muchas veces los sargentos tuvieron que sacar a los soldados cobardes de las trincheras a punta de pistola, y que para avanzar a tomar la trinchera enemiga tuvieron que hacerlo empujándolos con una bayoneta.

Hoy muchos cristianos viven su vida cristiana de la misma manera. Hay que empujarlos para que avancen, parecen una carretilla que hay que llevar a cada reunión, que hay que empujar para que cumplan un pequeño ministerio, que hay que alentar y sostener para que estén en línea. Falta motivación, falta empuje, falta compromiso, falta decisión, falta voluntad. Hay que empujarlos para que hagan algo ¡ni que hablar de pedirles un pequeño esfuerzo! Solo mueven un dedo si no requiere sacrificio.

Jamás tendrán la actitud de lanzarse a las flechas, sin perder la línea. Se esconden, se quedan en sus casas, miran para otro lado y siguen siendo mediocres. Y tu , ¿de que lado estásí

REFLEXIÓN — ¿Avanzas o eres carretilla?

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. En más de alguna oportunidad, muchos hemos sido como carretillas; talves no nos empujen otros hermanos; pero allí vamos empujados por el grande amor de DIOS, a traves de un descalabro financiero, por la perdida de nuestra salud, etc. El Señor tenga misericordia de nosotros.
    Bendiciones.

  2. HERMOSA REFLEXION. QUE TRISTE QUE MUCHAS VECES NOS COMPORTEMOS, ASI.
    SOLO EL SEÑOR DIOS TODOPODEROSO, PUEDES PROVEERNOS DE FUERZAS, PARA PODER ENFRENTARLO TODO. GRACIAS TE DOY SEÑOR POR TODAS TUS BENDICIONES.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

8 Compartir
Comparte8
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte