¿Con quien me casaré? o ¿Con quien me casé?

 

peleas-matrimonios¿Con quien me casaré? o ¿Con quien me casé?

 

Cuando vemos la cantidad de divorcios incluso en el ámbito cristiano nos preguntamos, ¿qué falló y dónde nos equivocamos para haber caído en esta situación? 

Cuando escuchamos la cantidad de problemas generados en el círculo de la pareja y cómo estos escalan hasta convertirlos de dos verdaderos amantes en dos claros enemigos que lo único que desean es destruir, (así lo describe de forma muy interesante el la fuente del matrimonio inspirado por el poema de Hans Sachs, en Nürnberg.

Nos preguntamos de nuevo¿en qué falló, qué pudo haber hecho esto?

Veamos lo que dice la Biblia.

Génesis: 2:18 :“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.“ 

Ayuda idónea: Adecuado y apropiado, o sea cuand o usted piensa en esa persona, no la que usted quiere sino la que Dios le hizo, está tiene que ser alguien apropiado y adecuado para usted.

Hay una persona que Dios ha preparado para usted, y si fuera que no llegó o no llegará es porque Dios le ha preparado a Usted para otra cosa y usted tendrá que casarse con el Señor.

«Para determinar la ayuda idónea debe primero saber que es lo que usted es para luego saber que es lo que a usted le va a complementar.»

Cuando usted mira una mujer tiene que mirar y descubrir no que es un bombón o que el hombre es una agente 007 sino que esa persona es para usted, la va a complementar, va traerle alegrías, bendición, satisfacción, la belleza de ese ser humano se manifestará de una forma que se llama AMOR y lo describe Proverbios así:

Proverbios 18:22. Quien halla esposa halla la felicidad: muestras de su favor le ha dado el SEÑOR.

Me llama la atención lo que dice la palabra en el v erso siguiente:

Génesis: 2:25 Tanto el hombre como su mujer andaban desnudos, pero no sentían vergüenza de andar así 

Esa persona era adecuada para Adan tanto así que andaban Desnudos y no tenían vergüenza esto quiere decir que ellos estaban unidos en todo.

Le voy a decir algo que usted tiene que meditar.

Su vida está unida a Dios, usted ha tomado un camino de arrepentimiento y ha decidido ser un discípulo de Cristo y obedecer a sus mandamientos viviendo una vida que agrade a Dios primeramente, entonces “usted no puede compartir su corazón con alguien que no se lo ha compartido de la mismo forma que usted a Dios”. NO va a funcionar, mire lo que dice la Biblia.

2 Corintios:6:14. No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas. 

La Biblia le dice aquí como es usted, le está marcando u na cosa: usted pertenece a Dios y si alguien se une con usted que no pertenece a Dios va a tener un conflicto con Usted y digame: ¿usted se va a casar para tener conflictosí NO.

Si tuviéramos que hacer un anuncio de búsqueda de pareja como Cristianos debería ser algo así.

«Soy Cristiano y amo a Dios sobre todas las cosas, se que el tiene una persona preparada para mi y la estoy tratando de descubrir». 

En el ambiente Cristiano es el lugar más adecuado para encontrarlo, aunque a veces esto demore un poco se que allí está, no me cabe dudas y si no ha llegado se debe a que todavía no es el tiempo, Dios no esta demorado en nada.

Si usted pone a Dios como la causa de su unión y el motor de su elección, usted va a estar unido a esa persona siempre.
Usted la eligió porque Dios se la preparó y la eligió para usted.

¿Conoce usted la historia de Rebeca y Isaac?

Esta en Génesis 24: 12 en adelante.

El Siervo de Abraham va a buscar esposa para Isaac hijo de Abraham y resulta que para saber cual era ora y le dice a Dios y Dios le responde tal cual el oró y fijesé que cuando el llegó con esa mujer para Isaac que ni la conocía dice que cuando se vieron quedaron flechados.

SI usted ya se casó y se preguntará ahora que hago ¿lo cambio? NOOO espere la palabra de Dios tiene la ayuda para toda circunstancia.

La Biblia primero dice: NO SE SEPARE
1 Cor 7:10-11 A los casados les doy la siguiente orden (no yo sino el Señor): que la mujer no se separe de su esposo. Sin embargo, si se separa, que no se vuelva a casar; de lo contrario, que se reconcilie con su esposo. Así mismo, que el hombre no se divorcie de su esposa.

Este primer paso le asegura unidad a pesar de cualquier situación que pueda estar pasando. El divorcio no tiene que ser una opción en la relación sino que no se debe optar por esto. Lo que Dios unió no lo separa el hombre. No hay camino de vuelta.A no ser que haya violencia, abuso familiar o algún tipo de maltrato en tal caso hay que buscar ayuda profesional.

Aunque usted no este unido por la Iglesia lo esta por la ley y si no lo esta por la ley lo esta por la carne o sea de cualquier manera usted está unido a su esposa/o.

Segundo: No negarse el uno al otro. 1 Cor 7:3-5 El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa. 5 No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio.

Este segundo paso Biblico le va a mantener a usted unido en aquellas cosas que son causa de infidelidades. Al no negars e usted a su esposo esta usted permitiendo que nadie se menta en la relación. Esta usted cumpliendo el mandato de Genesis que dice serán una sola carne.

Dios puede cambiar la situación de su matrimonio, cualquiera sea, pero para eso se necesita que usted pueda decidirse a mantenerse firme.

La pregunta inicial que nos hicimos fue: ¿en que falló, que pudo haber hecho esto?

Fallamos nosotros, si y esto debemos asumirlo que realmente cuando nuestro matrimonio no funciona, cuando los noviazgos que tenemos no prosperan, es porque nosotros estamos fallando.

Déjenme decirles que darle la culpa a otro no sirve y tratar de justificarnos tampoco ayuda en nada.

Tenemos que trabajar en las relaciones, reconocer primeramente que es lo que Dios nos manda a hacer, que es lo que me conviene, que es lo que Dios ha preparado para mi y entonces.

Fallamos porque somos idealistas, si estuvimos esperando que nuestra relaciones fueran como las novelas y las películas y creemos en soluciones fáciles y sencillas. No estamos dispuestos a veces a trabajar en la relación, a pensar en el otro y a cumplir los mandatos de Dios.

Fallamos porque somos egoístas en todo, queremos solo lo nuestro y no atendemos al otro.

Fallamos porque no estamos dispuestos a mantener el pacto matrimonial, es decir sabemos prometer muy rápidamente pero al final no estamos dispuestos a sostener lo que decimos.

Autor: Lic. José Luis Malnis

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

466 Compartir
Comparte462
WhatsApp
Tweet
+14
Pin
Comparte