Estas-Llamado-a-Predicar

¿Estás Llamado a Predicar el Evangelio?

¿Estás Llamado a Predicar el Evangelio?

Un Ministro debe ser un llamado de Dios. De lo contrario, tiene que ser un loco para apuntarse en este servicio. Ahora, un hombre tiene que ser un poco loco para aceptar el llamado, pero cualquier intento de ministerio sin un llamado divino es una locura absoluta. Es esencial y de vital importancia saber que ha sido llamado por Dios

Ningún otro empleo, trabajo, o profesión es como el ministerio. No se encuentra en una universidad, colegio o por ti mismo. Es más que una carrera y se trata de un llamamiento santo. El hombre de Dios no se limita a elegir ser un predicador en lugar de un fontanero, carpintero, médico, maestro, o un agricultor. El ministerio no es una preferencia de trabajo. Se trata de un deseo insaciable que dice: “La necesidad me es impuesta; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! ” (1 Cor 9:16)

La gente no te nombra, ni te elige para ser un hombre de Dios, esto es un llamado sagrado santo y de Dios!

Hoy en día se le dice Hombre de Dios al que predica con fuerza, pero no ofende. Al que ministra los más profundos misterios de revelación del reino de una manera oportuna. Al que pidió ser un profesor competente de griego, hebreo, e Inglés y rara vez comete un error gramatical. Pero esto esta muchas veces fuera de la realidad.

¿Quieres un paseo extremo? acepta el llamado de Dios al ministerio quintuple! En un momento estarás lleno de honor y al siguiente serás la escoria de la sociedad. A veces, serás la estrella brillante y popular que todo el mundo quiere, y otras veces te sentirás olvidado bajo el peso del aislamiento. Nada se compara con esta práctica paradójica conocida como la predicación del evangelio.

Así que estás llamado a ser un predicador …

Lea 2 Corintios 6:1-10 . Ahora vuelve a leerlo cuidadosamente. Predicadores, aquí es cómo “probar” o validar nuestro llamado:

Soportando aflicciones, dificultades, problemas y angustias
Por haber sido golpeados, encarcelados y acosados
Al trabajar duro, trabajar hasta tarde, y trabajar sin comer
Al tener un corazón puro, motivos puros, y una mente pura
Al contar con una búsqueda progresiva de conocimiento
Al ser gentil, amable, cariñoso y honesto (sin hipocresía)
Al estar bajo la unción y el poder del Espíritu Santo
Al proclamar la verdad por la autoridad de Dios
Al manejar adecuadamente la honra y la deshonra
Al tratar con la calumnia y el honor
Siendo fieles a nuestra palabra, incluso cuando se nos llama de impostores
Por ser ignorados por el mundo, pero bien conocido a Dios
Al vivir en la cara de la muerte
Al ser castigado por causa de la obra de Dios
Por estar inmersos en lágrimas y sin embargo tener gozo inefable
Por ser pobres y enriqueciendo a muchos
Por no tener nada, y sin embargo, tenerlo todo

La realidad es, más que nunca, necesitamos más hombres llamados por Dios! Necesitamos hombres de Dios que se enfrenten a la incertidumbre del ministerio, escuchen el llamado de Dios y digan: “Señor me envía, usame, moldeame, yo ire, puedes contar conmigo! “

El Llamado de Dios

Es una ambición admirable ser un predicador, pero nadie se atreva a entrar en el ministerio sin un llamado de Dios.

Hebreos 5:4 dice: “Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como Aarón.” Aaron no eligió el sacerdocio, pero Dios lo escogió para el sacerdocio.

Todo el entrenamiento del mundo no te hará un predicador. El ir a la escuela bíblica puede ayudar a un predicador, pero no te hace uno.

Evidencia de un llamado definitivo

No existe una única fórmula de cómo una persona es llamada. Dios habla a los hombres de manera diferente. ¿Cómo Dios me llamó y cómo Él te llama puede ser diferente, pero la evidencia siempre será la misma.

Los que trabajan en la doctrina y en la supervisión de la grey de Dios tiene que ser convocados por el Príncipe de los pastores. ¿Cómo puede uno predicarán si no han sido enviados (Romanos 5:15)? El ministerio quintuple (Efesios 4:11) son dones de Dios, y no son la vocación del hombre.

La escritura dice en Isaías 6:8, “Después oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotrosí Entonces dije: Heme aquí; Envíame a mi “.

Aquellos que son “llamados por la abuelita” finalmente se quedará en la presión ministerial. Aquellos que tratan de ministrar, por la voluntad del hombre están buscando problemas. Pregúntale a los 7 hijos de Esceva (Hechos 19) y Simon (Hechos 8) que querían operar en el poder del Espíritu, pero no en el llamado del Espíritu.

Algunos de los que piensan que sienten una carga para predicar pueden realmente tener una carga para trabajar en la iglesia o una carga por la oración. Aquellos que sólo responden emocionalmente al ministerio están pidiendo la miseria. Es esencial probar tu llamado.

10 Cosas que “debe tener”  uno llamado al Ministerio

Hubo un momento en particular, cuando escuché por primera vez el llamado de Dios
Hay un anhelo interior intenso e ineludible para la obra de Dios
Hay una pasión extrema para acercarse a Dios
Hay un apetito insaciable para el estudio de su Palabra
Hay urgencia sin igual para compartir el Evangelio con los demás
Hay un hambre profunda de ver almas perdidas siendo salvas
Hay un corazón para el servicio de sacrificio y entrega
Hay una voluntad de ser probado y confrontado
Existe una evidencia clara y consistente de humildad
Hay una conducta santa y gran carácter siempre respaldando el llamado de Dios

Cuando se trata de el ministerio, asegúrate de que como tu actúas hoy es como serás respetado mañana.

Alguien dijo: “¿Por qué rebajarse a ser un rey cuando Dios me ha llamado a predicar el Evangelio?” Este es el sentimiento que debes tener en relación con el llamado. Dios es quien llama, pero las señales y la prueba de tu llamado será evidente para los que te rodean. Tu pastor especialmente vera la prueba.

2 Timoteo 4:05 dice: “Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.”

Hay una desesperada necesidad de obreros en la cosecha actual. Oren para que muchos respondan al llamado de Dios!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

4 comentarios

  1. jesus antonio escobar lopz

    que Dios los bendiga por la obra que estan haciendo enviando cada dia ese alimento que tanto necesitamos como es la palabra de Dios,por favor me gustaria me siguieran mandando por este correo los devocionales ya que el hotmail se me bloquea constantemente gracias

    • Jesús, necesitas registrarte nuevamente con el correo electrónico actual, así que te sugiero hacer esto en la parte superior derecha de nuestra página. Muchas gracias por comentar acerca de los devocionales, es bueno para nosotros siempre leer el impacto que tienen. Mil Bendiciones!

  2. Miguel Angel San Martín Quisperina

    Buen día,

    Pastor Carlos gracias por la respuesta al comentario que hice en un devocional anterior, y bueno este devocional me causa mucho intereses, y quisiera hacerle una pregunta, no se si sea el medio, pero es con respecto a mi llamado, sabe Pastor, yo amo predicar, me gusta y lo he hecho durante mucho tiempo, he tenido muchas situaciones cuando he predicado, me han criticado, me han faltado el respeto, me han agradecido y muchas cosas más, pero sabe Pastor en estos últimos tiempos, ha bajado la medida de la predica que yo realizó que es en los buses públicos y restaurantes, y bueno juntándose la vida de padre, esposo, estudiante de universidad, trabajador dependiente… Y sabe mi vida espiritual no esta cimentada como antes y bueno no se si aún deba o no deba predicar, ayer he predicado 1 vez, antes eran 6 veces, y con este devocional he llegado a pensar que derrepente no he sido llamado, sabe la primera vez que compartí la palabra fue con un joven en un bus publico, sentía un fuego en mi corazón algo incandescente que si no le decía al joven a mi costado algo sobre Dios no estaría tranquilo, lo hice y me lleno de gozo y desde ahí empece predica más y más con tarjetas de versículos, volantes o folletos, predicar en buses, pero bueno las cosas no han avanzado últimamente y bueno tengo muchos dardos en mi cabeza y bueno lo único que quisiera es volver a sentir ese fuego en mi corazón y ese gran gozo que sentía cuando le predicaba a la gente de Jesús. Disculpe si ha sido mucho lo que escrito, pero por favor ayúdeme a saber si es mi llamado? o no? Dios lo bendiga Pastor. Bendiciones.

    • Miguel, que bueno escuchar la necesidad de tu corazón por predicar el evangelio de Jesucristo, pocos son los que lo hacen de verdad y con ese amor. Podría decirte que son pocos lo que se atreven a predicar al aire libre o en un bus como es tu caso. Hermano, ninguna condenación hay para los que estamos en Cristo Jesús!! Así que no te condenes y sigue adelante. Tal ves como todo en la vida las cosas van cambiando (responsabilidades,padre,esposo,etc), pero lo que no puede pasar es que pares, o que tu intensidad y pasión para predicar caigan. Recuerda: Intensidad no tiene nada que ver con cantidad de veces. El pensar que no has sido llamado muchas veces es una clave de que en verdad, Dios nos llamo ( valgan las excepciones) Al principio podemos vivir lo que llaman el “Primer Amor” a mi me gusta llamarlo de “El único amor” por que aunque te sientas desanimado, triste y sin fuerza, debes de recordar que Dios y su palabra serán siempre tu único amor. Pablo le decía a Timoteo que avivará el fuego que estaba en él, esto quiere decir que es nuestra responsabilidad es avivar esa llama cada día y de diferentes maneras. Lamento decirte que no puedo decirte si has sido o no llamado, el que te llama es Dios y el encargado de firmar tu autorización es el mismo Señor Jesús. Sigue el ministerio de la reconciliación, este ministerio es para todos nosotros, si lo hacemos y Dios nos llama para otra cosa, Él se encargará de todo. Ojo el llamado no es “todo suplido” “todo fácil” , pero tenemos la certeza de que si Dios nos llamo ÉL NOS VA RESPALDAR EN TODO LO QUE NOS MANDE HACER!! Sigue adelante, espera en Dios, y Él hará!! Mil Bendiciones!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

89 Compartir
Comparte82
WhatsApp
Tweet
+15
Pin2
Email