Goza con la mujer de tu juventud

“Bebe el agua de tu propio pozo, el agua que fluye de tu propio manantial. ¿Habrán de derramarse tus fuentes por las calles y tus corrientes de aguas por las plazas públicasí Son tuyas, solamente tuyas, y no para que las compartas con extraños. ¡Bendita sea tu fuente! ¡Goza con la esposa de tu juventud! ¡Que su amor te cautive todo el tiempo!. Proverbios 5: 15-19

¡Que versos tan ricos y llenos de enseñanzas son estos! Cuando los lees, crees que se están refiriendo a no caer en brazos de la mujer ajena; pero además, tiene otra aplicación muy importante. El amor, cuando es correspondido, no sólo trae felicidad y llenura sino que se puede convertir en una fuente inagotable de gozo y fecundidad.

Te explico:

Los personajes son dos, marido y mujer, ella es pozo de deleite para satisfacer toda necesidad del esposo, es fuente fecunda, vitalidad, frescura y gozo.El,es manantial del que brotan aguas.

Ambos complementan el paisaje creado por Dios, un jardín o huerto rodeado por un río que lo alimenta y embellece. Las aguas del río no se van por las calles, no se pierden ni se secan, siempre se alimentan del pozo otra vez, ahora, renovadas y puras alimentan y dan fruto.

¡Que novedad! Soy un el pozo del deleite placentero de mi esposo, todo el gozo que yo le pueda dar será la clave, o mejor dicho la llave que abrirá el caudal para que él pueda regar mi propia vida y la de mi familia. Pero también cabe la pregunta, ¿y si en vez de darle gozo y placer, causo desierto y desolación? ¿Qué dará él? ¿Cuál será su fin? Y a los esposos, si en lugar de buscar su complemento en la mujer de tu pacto, buscas sediento otros pozos ajenos, ¿no estarás regando tus aguas por las calles extrañas y dejando que el pozo de tu casa se seque?

Mujeres, Uds.son “la mujer de la juventud“, si, la de la “Bendita Eterna Juventud

No te canses de darle a tu marido todo el bien que anhela. Para eso has sido hecha.

Esposos, ellas darán de sus pozos, si Uds. están listos a embriagarse con las caricias de ellas, si están listos a vivir arrebatados de amor por ellas, como al principio.

Dios los bendiga!

“Sea tu fuente bendita, goza con la esposa de tu juventud: cierva querida, gacela hermosa, que siempre te embriaguen sus caricias que
constantemente te arrebate su amor”.

Martha Bardales