Reflexiones – El éxito Puede Ser el Fracaso 

 

Un consejero de rehabilitación se jubiló tempranamente para dedicar el resto de su vida predicando el evangelio.  Temprano en su carrera él encontró a un chico con varios defectos de nacimiento.  El arregló para el jovencito ayuda financiera y médica.  Hábiles cirujanos restauraron la apariencia facial de niño.  Entrenados terapeutas lo enseñaron a hablar y andar.  Para su adolescencia, el chico era capaz de tomar parte en todas las actividades propias de otros jóvenes.

 

“¿Qué piensa usted que ha sido de este joven?” -preguntó el consejero.  Uno opinó que quizás llegó a ser un gran atleta; otro, un hábil cirujano.  ” No, ninguno de éstos,” dijo tristemente el consejero jubilado.  ” El joven está en prisión, sirviendo una sentencia de por vida por asesinato.  Pudimos restaurar su apariencia física y su habilidad para hablar y andar, pero fallamos en enseñarle donde andar y como actuar.  Triunfé en ayudar a este joven físicamente, pero falle trágicamente en ayudarlo espiritualmente.”

 

Si los padres o tutores aprendiéramos de esta historia.  Cuantos padres le damos a nuestros hijos todo lo que nos pidan; juguetes, juegos de videos, computadoras, ropa cara, en fin, que estaríamos dispuestos si pudiéramos, a regalarles el sol y la luna.  Pero nos olvidamos del carácter, de los buenos modales, de una educación completa y lo que es mas, nos olvidamos el inculcarles los sabios valores de la Bendita Palabra de Dios.  Quizás para callar la voz de nuestras conciencias le damos un poquito de religión, pero no les enseñamos la importancia de una verdadera relación personal con Jesucristo, que es en si lo que vale.  Y se entiende.  No podemos dar lo que no tenemos.

 

¿Cuál será el destino de tus hijos en ese mañana incierto que les espera?  Has sembrado en ellos valores o has tratado de comprarles la felicidad con tu dinero, olvidando que hay cosas mas importantes y duraderas que lo temporal y mezquino que ofrece el mundo?  Oh, si hiciéramos caso al oráculo divino que nos dice; De que le vale al hombre que se gane el mundo entero y a final de cuentas pierda el alma? 

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí