Lectura: Lucas 1:26-35

. . . el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. . . . Lucas 1:35.

El nacimiento de Jesucristo fue como ningún otro. La de María fue una concepción “del otro mundo”. El ángel le dijo: “El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra” (Lucas 1:35).

El niño concebido en ella era de un mundo distinto al nuestro. Y tenía que ser así, porque el niño que le nació a María era Emanuel, “Dios con nosotros” (Isaías 7:14; Mateo 1:23).

El bebé nacido en Belén era de origen celestial. Dios había entrado en la tierra en la forma y naturaleza del pequeñito de María. Él vino al mundo desde arriba, y su encarnación hizo posible nuestra redención.

Ahora ponte a pensar. Nuestro propio nuevo nacimiento –nuestra regeneración– viene de fuera de este mundo. Jesús dijo que nacemos de nuevo “del Espíritu” (Juan 3:3,7-8).

Nuestra salvación no es de fuente terrenal, sino del mismo Dios a través de Jesús por medio de su Espíritu.

En cierto sentido, entonces, nuestro corazón se convierte en “un establo de Belén”, un lugar adonde Jesús viene al mundo. Le abrimos la puerta por fe, y Él nace en nosotros por medio del bendito Espíritu Santo.

Le damos a conocer a otros por medio de su poder en nosotros. Él afecta todo aspecto de nuestra vida. Somos un “Belén”, su lugar de entrada al mundo de hoy. –DCE

CRISTO NACIÓ AQUÍ ABAJO PARA QUE NOSOTROS PUDIÉRAMOS NACER DE ARRIBA


Carlos R. Montano Monroy

E-Mail:  montanocr@gmail.com

Si quieres recibir nuestros mensajes, envía un mail en blanco a:  Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Envía Postales Gratis a tus seres queridos:
https://www.devocionalescristianos.org/imagenes-cristianas

Enlaces de Devocionales Grupos