Consulta Dice así: 
 Rpta

¿Por qué será que a pesar de haber recibido a Cristo como mi Salvador personal, a veces me siento como que no soy salvo? ¿Se deberá a mi falta de fe o un ataque del enemigo?

DL Bueno, así como la salvación se recibe por fe, la seguridad de la salvación también se recibe por fe. Así como la salvación es un regalo de Dios, la seguridad de salvación también es un regalo de Dios. Así como la salvación no depende de las buenas obras, la seguridad de la salvación tampoco depende de las buenas obras. Así como la salvación depende total y absolutamente de lo que Cristo hizo en la cruz por el pecador, la seguridad de salvación también depende total y absolutamente de lo que Cristo hizo en la cruz por el pecador. Usted se pregunta si su falta de seguridad de la salvación será por la falta de fe o como resultado de un ataque del enemigo.

Yo lo pondría de este modo. El enemigo, quien no es otro sino Satanás, aprovecha la falta de fe de un creyente genuino y le lleva a dudar de su salvación. Así que, para evitar tener dudas sobre la salvación, es necesario tener fe.

Pero recuerde lo que la Biblia dice acerca de la manera como se produce la fe en una persona.  En Romanos 10:17 donde dice: ?Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Diosí

De modo que para que en un creyente genuino haya la fe necesaria para estar seguro de que es salvo hace falta que ese creyente oiga y entienda lo que dice Dios en la Biblia acerca de la seguridad de Salvación. Es mucho lo que la Biblia dice acerca de la seguridad de salvación. Sólo déjeme tomar un texto que se encuentra en Juan 6:47 donde dice: ¿De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.?

Estas palabras fueron pronunciadas por el Señor Jesucristo. Comienza diciendo: De cierto, de cierto os digo. Esta es una manera muy típica de Jesucristo para introducir algún dicho que reviste capital importancia. Es como si alguien estuviera tomando a una persona por la solapa para decirle algo mirándole directamente a los ojos.

Luego de esta introducción, Jesucristo pronuncia una declaración que se ajusta muy bien a la ley de la causa y efecto. La causa: El que cree en mí. El efecto: Tiene vida eterna. Veamos las dos partes de esta declaración por separado.

Primero, la causa. Cuando Jesucristo habla de creer en él, se está refiriendo a una total y absoluta confianza en todo lo que Jesucristo es y ha hecho. Jesucristo es el Hijo de Dios, quien fue enviado por el Padre como el sustituto por el pecador, para recibir todo el castigo que el pecador merece. Creer en Jesucristo implica que intelectualmente estoy consciente de que soy pecador, de que estoy en peligro de recibir la condenación eterna que resulta del pecado, de que Cristo murió por mí y de que con tan solo recibirlo como mi Salvador voy a ser salvo. Creer en Cristo implica que emocionalmente estoy dolido por cuando un ser inocente como Cristo, tuvo que sufrir por mi causa. Creer en Cristo implica que voluntariamente le recibo como mi único y personal Salvador.

Segundo, el efecto. Hablando de aquel que cree en Cristo, él mismo dice lo siguiente: Tiene vida eterna. La vida eterna no es solamente el derecho para entrar en el cielo cuando se muere. La vida eterna es Cristo viviendo en el creyente. El creyente estaba muerto espiritualmente antes de recibir a Cristo como Salvador, después de recibir a Cristo como Salvador, está vivo espiritualmente.

Pero note la conjugación del verbo tener en la frase: Tiene vida eterna. Este verbo está conjugado en modo indicativo, voz activa tiempo presente. Cuando un verbo se conjuga así, en el idioma en que se escribió el Nuevo Testamento, significa que la acción está presente en cualquier instante del tiempo. Esto significa que aquel que ha recibido a Cristo como Salvador, es salvo hoy, será salvo mañana, será salvo el próximo mes, será salvo el próximo año y así por el estilo, será salvo por la eternidad futura.

Por eso justamente se llama vida eterna. Si existiera la posibilidad de perderse dejaría de ser eterna

Resumiendo para terminar. Cuando un genuino creyente es atacado por Satanás con el cuento de que no es salvo, ese genuino creyente tiene que responder al ataque de Satanás, así como Jesucristo respondió a Satanás en el desierto, cuando fue tentado por Satanás. Escrito está: El que cree en mí, tiene vida eterna. Satanás entonces se alejará derrotado. Satanás no puede resistir a alguien que le cita la palabra de Dios diciendo: Escrito está. La seguridad de salvación no depende de cómo ese creyente se siente, no es cuestión de sentimientos. Es cuestión de tener fe en lo que Dios dice en su palabra.

                    ( Rpta Por : LA BIBLIA DICE… Ministerio Internacional-DL)

 

 

 

 

Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir (Ap.1:4ª) Amén.

Si quieres recibir nuestros mensajes, entra aquí y registrate:  Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección:  devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción:  https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros

Para más información de nuestro ministerio: https://www.devocionalescristianos.org

Envía Imágenes Cristianas a tus seres queridos:
https://www.devocionalescristianos.org/imagenes-cristianas

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: https://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/


Enlaces de Devocionales Grupos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí