DEVOCIONAL DIARIO UNA ORACIÓN QUE AVIVA


“Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo. Le dije: “Señor, Dios del cielo, grande y temible, que cumples el pacto y eres fiel con los que te aman y obedecen tus mandamientos,” (Nehemías 1:4-5)

Me escribió una persona indicándome el porque los hermanos caen de espaldas, si esto era del Espíritu. Le indiqué que para nosotros no es vital caer de espaldas, sino “andar en el Espíritu”.

Amigo(a), para andar en el Espíritu, es clave humillarse y obedecer, es reconocer que Dios es grande y temible. Es seguir el ejemplo de Nehemías, que al enterarse que Jerusalén tenía el muro derribado y las puertas destruidas, oró a Dios por su pueblo.

Este es uno de los síntomas del verdadero avivamiento, interesarse por los demás. No es enseñarle a la gente a ayunar y encerrarse en su templo y solamente pensar en números y gente que puede dar, sino es interceder para que la nación se vuelva a Dios.

Al igual que Nehemías en nuestra devoción con Dios, debemos pedir perdón al Señor, por ser flojos para orar, por pensar en nosotros y no en los necesitados de Cristo.

Hoy humille su rostro y su alma ante Dios, oré por los pecados de su Patria, ore por los damnificados en Ecuador, por los secuestrados en Colombia, por los Presidentes de América para que lleguen a Cristo para ser salvos y se interesen en la misión de servir a Dios y la gente

Ore por “La Biblia Dice…” para que Dios supla a nuestro presupuesto para seguir proclamando vida en Cristo, a través de la radio, el Web Site, el E-mail y la literatura. Cuente con nuestro consejo y ayuda.

ORACIÓN:

Padre, que nuestro Presidente te conozca y te sirva…

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí