La Influencia de un Padre

Leer | 1 Timoteo 6:11, 12



El plan de Dios es que los padres sean personas de influencia en las vidas de sus hijos. Por medio del amor, el apoyo y una conducta digna de imitar, los papás pueden tener un papel importante en la educación de sus hijos para la piedad (1 Ti. 4:8). Y los padres cristianos tienen todo lo que necesitan para pastorear a sus hijos (2 P. 1:3).

La mejor influencia de un padre es su andar con el Señor. Los preescolares tienen una mente impresionable y recordarán cuando nos veían leyendo la Biblia, orando de rodillas y adorando a Dios con otros creyentes. Cuando estén en la escuela primaria podremos hablarles del porqué leemos la Palabra de Dios y oramos.

Notarán que buscamos en la Biblia las respuestas a los problemas de la vida, y cómo recibimos la dirección de Dios en respuesta a la oración. Cuando nos oigan expresar nuestra confianza de que Dios tiene un plan para sus vidas, crecerá su confianza en Él.

Más tarde, cuando sean adolescentes, estarán pendientes de ver qué tanto concuerdan nuestros hechos con nuestras palabras. Puesto que no somos perfectos, tropezaremos, pero si manejamos nuestros errores de una manera piadosa y hacemos los cambios necesarios, eso les dirá mucho del perdón y el poder transformador de Dios.

La intención de Dios no fue que los padres hicieran esto solos. Mamás, tías, tíos, abuelos y amigos tienen también un papel importante en la enseñanza, y siendo modelos en cuanto a la piedad. Al trabajar todos juntos bajo la guía del Espíritu Santo, podremos ver convertidos en realidad el sueño que tenemos para nuestros hijos: que amen y sirvan a Jesús con todo el corazón.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí