devocional-obediencia2Devocional – Un Granero De Felicidad

“Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él” (1 Juan 4:16).

“siempre que yo tengo la oportunidad de amar a Dios en obediencia personal, acabo sintiendo un regocijo mayor en mi corazón con relación a Él y un deseo ardiente de obedecerlo aún más la próxima vez. La obediencia no es un fin, pero un medio, una manera de expresar nuestro amor a Dios y una forma de aumentar nuestro amor por Dios. Es un catalizador en el proceso de amar a Dios y volverse cada vez más parecido con Jesus.” (Martha Thatcher – la Libertad de la Obediencia)

¿Que es obedecer a Dios sino una demostración de amor y gratitud por todo cuanto Él ya hizo y continúa haciendo por todos nosotrosí Si lo amamos, obedecemos. Si obedecemos, lo amamos. No existe amor sin obediencia y ni obediencia sin un gran amor por todo cuanto el Señor es a nosotros.

Si Él nos dice que debemos amar al prójimo y hasta a los enemigos, debemos demostrar todo nuestro amor. Y cuanto más exteriorizamos nuestro amor, más deseo de amar nos invade el alma. El amor genera amor y el cultivo del amor nos proporciona la satisfacción de ver, a cada día, más y más frutos de amor naciendo para llenarnos de amor.

Si Él nos dice que debemos servir a todos, trabajamos nuestro corazón en ese sentido y la satisfacción nos impulsa a estar siempre a la disposición de nuestro semejante.

Descubrimos, en el acto de servir, el placer de ver al Señor actuando en nosotros y a través de nosotros. Jesus no vino a ser servido y sí para servir. Es nuestro ejemplo y tenemos que  imitarlo en Sus actitudes.

Si yo soy un cristiano, debo ser un discípulo de Cristo. Si Él nos manda amar y servir, debo obedecerlo. Y si lo obedezco, lo amo aún más. Su amor por mí, que lo obedezco, se vuelve cada vez mayor y mí amor por Él, crece a la medida que lo amo en obediencia. Es mi Señor y busco engrandecerlo siempre. Y todo lo que hago me llena de grande alegría el corazón y mi vida se vuelve un granero de felicidad.

Lectura Devocional : (1 Juan 4:16).