Despojemonos-de-todo-peso-biblia-versiculos-biblicos
Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante (Heb 12:1).

Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante (Hebreos 12:1).

Hay cargas que no son pecados en sí mismos, pero que se convierten en distracciones y tropiezos en nuestro progreso cristiano. Uno de los peores es el desánimo. El corazón cargado es en verdad un peso que seguramente nos arrastrará en nuestra santidad y utilidad.

El fracaso de Israel para entrar en la tierra prometida comenzó en la murmuración, o, como dice literalmente el texto de Números, «como si murmurara». Un leve deseo de quejarse y estar descontento. Esto los llevo hasta que floreció y maduró en rebelión y destrucción. No nos demos nunca la libertad de dudar de Dios o de su amor y fidelidad hacia nosotros en todo y para siempre.

Podemos oponer nuestra voluntad a la duda como a cualquier otro pecado; y cuando nos mantengamos firmes y nos neguemos a dudar, el Espíritu Santo vendrá en nuestra ayuda y nos dará la fe de Dios y nos coronará con la victoria.

Es muy fácil caer en el hábito de dudar, preocuparse y preguntarse si Dios nos ha abandonado y si después de todo nuestras esperanzas van a terminar en un fracaso. No nos dejemos desanimar. No nos dejemos desanimar. «Consideremos que todo es alegría» cuando no podamos sentir una sola emoción de felicidad. Alegrémonos por la fe, por la solución, por la salida, y seguramente encontraremos que Dios hará el ajuste real.

El diablo tiene dos trucos que usa constantemente. Uno es conseguir que nos desanimemos; entonces, al menos durante un tiempo, no podremos ser útiles a los demás, y así seremos derrotados. El otro es hacernos dudar, rompiendo así el vínculo de fe por el que estamos unidos a nuestro Padre. Cuidado. No te dejes engañar en ninguno de los dos casos.

¡Alegría! Me gusta cultivar el espíritu de alegría. Pone el alma en sintonía nuevamente, y la mantiene así, de modo que Satanás tiene miedo de tocarla – las cuerdas del alma se vuelven demasiado cálidas, o bastante llenas de electricidad celestial, para sus dedos infernales, y se va en retirada. Satanás es siempre miedoso para tentarme cuando mi corazón está lleno de alegría y gozo en el Espíritu Santo.

Mi plan es evitar el espíritu de tristeza como lo haría con Satanás; pero, por desgracia, no siempre es así. Como el mismísimo diablo, me sale al encuentro en el camino de la bendición, y me tienta, hasta que mi alma cambia de color.

La tristeza quita el color de todo; deja sin encanto todos los objetos; envuelve en tinieblas las perspectivas futuras; priva al alma de todas sus sueños, encadena todas sus habilidades y produce una parálisis mental.

Una persona madura observó que la alegría en la misión hace que todos los esfuerzos se lleven a cabo con deleite, y que nunca seamos llevados por los caminos del deber como cuando somos llevados en las alas del deleite; dijo también que la melancolía corta esas alas; o, para alterar la figura, quita las ruedas de nuestro carro del servicio, y las hace, como las ruedas de los egipcios, que eran arrastradas pesadamente.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí