Mano hacia al cielo Devocional – Me encontré con el Maestro cara a cara

“…VIMOS SU GLORIA…” (Juan 1:14)

Nos dice la Biblia: “…El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre” (Juan 1:14).Conocer al Señor Jesús personalmente es amarlo, amarlo es servirlo y servirlo es vivir una vida realizada y llena de gozo. Un autor anónimo escribió lo siguiente acerca de Jesús. Si lo conoces como tu Señor y Salvador, te identificarás con sus palabras. Si no, es nuestra oración que quieras aceptarlo hoy como tu Señor y Salvador:
“Llevé una vida fácil, dirigido por los placeres y las comodidades; hasta que un día, en un lugar tranquilo, me encontré con el Maestro cara a cara. Mis metas habían sido la posición y las riquezas, ocupándome mucho de mi cuerpo y nada de mi alma. Estaba en medio de esa carrera frenética de la vida cuando me encontré con el Maestro cara a cara. Lo encontré, lo conocí, y me sonrojé cuando vi que sus ojos tristes estaban fijos en los míos. Vacilé y luego caí a sus pies, mientras mis castillos de arena se desvanecían. Todo lo mío se derritió y desapareció, y en su lugar no vi otra cosa que el rostro del Maestro. Entonces clamé: ‘Oh, llévame contigo, para seguir los pasos de tus pies heridos.’ Ahora me preocupo por las almas de los hombres; He perdido mi vida para volver a ganarla; desde aquel hermoso día en que en un lugar tranquilo, me encontré con el Maestro cara a cara.”

1 COMENTARIO

  1. es tiempo de mostrar que somos hijos del rey de reyes es tiempo de resplandecer no ceder ante nuestras debilidades joven lucha

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí