casa y finanzas economiaFinanzas Cristianas – Separar el Negocio de la Casa

 

“La mano de los diligentes señoreará; más la negligencia será tributaria” (Proverbios 12.24).

 

Consejos para que un Negocio Progrese:

En primer lugar se debe hacer periódicamente un balance para saber si el negocio es rentable o no.

En caso de haber más de un negocio, evaluar la marcha de cada uno en forma independiente para no estar subvencionando a uno con los otros de forma inconsciente.

Administrar el negocio como si hubiera un socio, siendo prolijos y ordenados como si tuviéramos que rendir cuenta a otros.

Pagar la mercadería que se compra, esta es la verdadera forma de ser dueño del negocio, de lo contrario uno puede ser un consignatario o un deudor.

Retirar únicamente las ganancias para no “comerse” el capital de trabajo. En el caso de los taxis y remises se debe contemplar la renovación y el mantenimiento del vehículo para no descapitalizarse.

Retirar para la casa un monto y pagar con este los gastos de la misma. Llevar las cuentas separadas, tanto las del negocio como las del hogar.

Evaluar la marcha de la casa, a veces no es el negocio el que no da sino que es el hogar el que se “come” cuanto ingreso se genera.

Si fuera dueño de un almacén y llevo del mismo mercadería a mi casa, debería pagar la cuenta del almacén del dinero que dejé para mantener mi hogar, aunque las dos cosas sean mías.

Escriturar la casa como bien de familia para no comprometer el patrimonio familiar con el patrimonio comercial.

Recordar que los que mezclan los ingresos porque dicen que todo va a un mismo bolsillo y es lo mismo, por lo general son los que no crecen y no tienen ni idea de cuánto ganan y cuánto gastan.

Yo bendigo tu vida para que puedas llevar tus cuentas de forma ordenada y de esta manera poder tomar decisiones acertadas tanto en lo familiar como en lo comercial y poder progresar en todo.

Por Daniel González