aguila-biblia“…PERO DIOS ESTABA CON ÉL…” (Hechos 7:9)

Está ayudando para tu bien

La mayoría de las aves vuela en bandadas, pero las águilas van solas. Para experimentar más a Dios en tu vida, tendrás que aprender a volar solo también. No es que haya algo malo en disfrutar de la compañía o de considerar el consejo de aquellos en los que confías, pero no te ates buscando su aprobación. El Señor quiere que dependas solamente de Él.

En Génesis, José tuvo un sueño en el que toda su familia se postraba ante él (Ver Génesis 37:9-11). Cuando lo compartió con sus hermanos, su vida cayó en picado. Escucha: “…movidos por envidia, vendieron a José para Egipto…” (Hechos 7:9). Cuando Dios te bendice, ¡ojo!: puede que no caiga muy bien, especialmente a aquellos que piensan que es a cosa tuya. Aunque la impulsividad de José le llevó hasta la cárcel, leemos: “…el Señor estaba con José…” (Génesis 39:21,23b).

Cuando aquello en lo que siempre te has apoyado desaparece de repente, te ves obligado a apoyarte más en Dios. El Señor estuvo años trabajando en la vida de José antes de poder usarlo. A pesar de ser traicionado por su familia, difamado por la mujer de Potifar, y encarcelado, su carácter iba forjándose, y sus habilidades
perfeccionándose, para un día estar capacitado para gobernar Egipto y salvar al pueblo de Dios del hambre.

La Biblia dice: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotrosí” (Romanos 8:32). Él puede planear acontecimientos y reorganizar circunstancias para llevarte a donde necesitas estar a tiempo, y mientras lo hace, te está preparando para tu futuro. Eso es porque cuando estás en el propósito de Dios,”…todas las cosas ayudan a bien…” (Romanos 8:28b).

1 COMENTARIO

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí