fructifica-y-multiplica-aguila-volando1Fructificad y multiplicaos según la Biblia

“LOS BENDIJO DIOS Y LES DIJO: ‘FRUCTIFICAD Y MULTIPLICAOS…'” (Génesis 1:28)

Lo primero que Dios le dijo al hombre fue: “Fructificad y multiplicaos…”. Eso significa: descubrir su propósito para nuestra vida. Piensa en Tiger Woods, el gran jugador del golf: su nivel de concentración, el impecable movimiento que el palo hace antes de golpear la pequeña pelota blanca que sale despedida, navegando invariable por encima de trampas y obstáculos, para aterrizar con gracia sobre el césped. Él está hecho para eso. Lo sabe y se deleita en ello. Las personas que realizan su llamado, desprenden un entusiasmo y una conexión con sus dones que van más allá de la fama. Sencillamente, muchos han descubierto una forma de ganar dinero con algo que les gusta hacer. Pero el dinero nunca reemplazará su objetivo. Cuando encuentras algo que harías gratis, seguramente acabas de descubrir tu llamado.

Al ser creados a la imagen de Dios (Ver Génesis 1:27), tenemos una necesidad añadida de crear. Esto no significa que debas tener un temperamento artístico o creativo para poder descubrir tu propósito. Pero cualquiera que sea consciente de cuál es su llamado está en proceso de “dar a luz”. Puede que sea más obvio que compositores, artistas, poetas, actores, etc. “den a luz” sus “sueños”. Pero lo mismo vale para cualquiera de nosotros que descubre quién es y responde al llamado que Dios pone en su vida a través de sus dones únicos. Quizás “des a luz” un nuevo negocio, inventes un nuevo aparato del que todos nos beneficiaremos, descubras la cura de la esclerosis múltiple o simplemente encuentres nuevos métodos para hacer más eficaz tu trabajo. Pero, ¿y si me arriesgo y fallo? ¡El verdadero perdedor es el que nunca intenta volar con las alas que se le han sido dadas!