Cristiano se Abierto a Nuevas Ideas

“EL CORAZÓN DEL INTELIGENTE ADQUIERE SABIDURÍA; Y EL OÍDO DE LOS SABIOS BUSCA LA CIENCIA” (Proverbios 18:15)

¡Una idea puede cambiarlo todo! Bill Gates [el pionero de la informática] tuvo una idea, pero cuando fue a buscar inversores, algunos de sus amigos adinerados le dijeron que era “demasiado arriesgado”. ¿Te puedes imaginar cómo se deben sentir ahora?

Las buenas ideas son maravillosas. ¡Las ideas de Dios son todavía mejores! Sabes, lo que el Señor comienza, ¡lo respalda con los recursos del Cielo! Pablo dijo: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas…” (Filipenses 4:19). ¿Conforme a qué? En vista de esto, ¡imagínate ser “patrocinado” por el Señor y “avalado” por el “Banco” del Cielo!

El problema de Dios nunca ha sido la falta de ideas sino el encontrar a personas que dejen su área de bienestar y actúen sobre ellas, personas como Abraham, quien “Por la fe… siendo llamado… para salir… salió sin saber a dónde iba” (Hebreos 11:8). ¿Y cuál fue su recompensa? Escucha: “…todas las familias de la Tierra serán benditas en ti y en tu simiente” (Génesis 28:14b).

Normalmente el Señor nos da sus ideas cuando: (a) las nuestras han fallado; (b) hemos apartado nuestras condiciones hechas de antemano, y estamos dispuestos a hacer lo que Él nos diga; (c) estamos dispuestos a tomar riesgos y (d) nos comprometemos a darle a Él toda la gloria.

¡Piensa en lo que una de las ideas de Dios podría hacer por tu negocio en este año! ¡O por tu ministerio! ¡O por tu familia! Escucha: “Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo llevaré a cabo” (Isaías 46:11b). El Señor ya ha determinado ciertas cosas sobre tu vida; ¡búscale y te las revelará!