Oraciones engañosas según la Biblia

“PEDÍS, PERO NO RECIBÍS, PORQUE PEDÍS MAL…” (Santiago 4:3)

Aquí tienes algunas oraciones para reconsiderar:

(1) Las Oraciones manipuladoras

Dirige tus oraciones a Dios, ¡y no a otros! Por ejemplo, no conviertas la bendición de la comida en un desahogo de tus frustraciones, ni intentes desviar tu oración hacia el Señor para aludir indirectamente a algún incrédulo que está al otro lado de la mesa.[highlight] ¡Dios ya tiene bastantes malas relaciones públicas sin esto! [/highlight]Jesús dijo: “…no seas como los hipócritas…” (Mateo 6:5).

(2) Las Oraciones condenatorias

Una pareja sin hijos estaba orando por un bebé en una iglesia, pero algunos miembros del grupo de oración decidieron que el marido no era lo suficientemente piadoso como para ser padre, así que dedicaron su tiempo pidiendo al Señor que le cambiara. Escucha: “…no elevamos nuestros ruegos ante Ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias (Daniel 9:18b). Si Dios les diera hijos sólo a los padres perfectos, ¡la raza humana se habría extinguido hace ya mucho tiempo!

(3) Las Oraciones fabricadas en serie

Es posible que pienses que hay mayores posibilidades de obtener respuestas a tus oraciones si involucras a mucha gente. Y a veces será así. Pero con el Señor lo que importa es la fe con la que oras, y no el tamaño del equipo. Jesús dijo: “…si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la Tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los Cielos…” (Mateo 18:19). Cuando te enfrentas a una situación demasiado grande para manejarla tú sólo, busca a alguien que realmente conozca a Dios y empieza a orar en unión con él. Por cierto, ¿tienes compañeros de oración?

La próxima vez que ores, verifica la intención de tu corazón, no olvides que Dios ve el interior y no lo externo. El desea de sinceridad acompañada de verdad en nuestras oraciones, ¿serás verdadero con Diosí

Mil Bendiciones!