Esdras 7:28 Así fui fortalecido según estaba la mano del Señor mi Dios sobre mí. NBLH

Esdras era un escriba que fue enviado por el rey para ayudar en la reconstrucción del templo de Dios. Esdras ayunó con los otros judíos que regresaban buscando un viaje seguro. Su razonamiento fue escrito en Esdras 8:22:

“Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan”.

La mano del Señor es un beneficio significativo para los seguidores de Jesucristo. Reconocemos Su mano que nos da fuerza cuando nos sentimos débiles, valor cuando tenemos miedo y alegría cuando sentimos tristeza. Esta mano de Dios también nos llama a hacer cosas que nos sentimos incapaces o no capacitados para hacer.

esdras-mano-del-senor-biblia
Así fui fortalecido según estaba la mano del Señor mi Dios sobre mí. Esdras 7:28

Esdras era un escriba y maestro de la palabra de Dios, no un general o líder en el sentido de conquista. Sin embargo, Dios lo escogió para este gran y esencial cumplimiento de la profecía de Daniel para que los judíos regresaran a la Tierra Prometida.

La mano de Dios guió y fortaleció a Esdras para completar el curso del viaje.

La mano del Señor está todavía hoy presente sobre nosotros. Su mano nos guía a través del Espíritu Santo en la dirección correcta hacia donde debemos ir.

Al igual que Esdras, debemos orar y ayunar por la protección de Dios y su guía por el camino. Nosotros, también sentiremos el poder refrescante del coraje cuando nos apoyamos más en Él que en cualquier otra persona. La mano del Señor nos acercará a él en todas las direcciones de la vida.

Oración

Amado Señor, necesito Tu mano sobre mí hoy para guiarme en el camino correcto y fortalecerme con valor. En el nombre de Jesús, amén.