santidad-honor-biblia
Cada uno controlará su propio cuerpo y vivirá en santidad y honor

Como resultado cada uno controlará su propio cuerpo y vivirá en santidad y honor. 1 Tesalonicenses 4:4 NVT

Es terrible ver cómo nuestra cultura ha devaluado el amor verdadero y duradero en un sentido perverso de la lujuria. Se anima a los jóvenes a explorar sus deseos más bajos sin restricción ni disciplina. Hombres y mujeres abandonan sus matrimonios y familias a un ritmo alarmante por placer sexual temporal envueltos en la inmoralidad.

Los límites entre el amor y la lujuria son tan borrosos y difíciles de discernir. Incluso muchos cristianos luchan con lo que significa vivir en santidad y pureza para Dios.

Sin embargo, como seguidores de Jesucristo, tenemos el poder de Dios dentro de nosotros. Su poder nos ayuda a controlar nuestros cuerpos en santidad y honor. Puede ser difícil a veces, pero es completamente posible vivir una vida santa en un mundo de perversión. Para nosotros como discipulos de Jesús, es más cuestión de decisión en vez de suerte.

Tomemos la decisión de lo que permitimos en nuestras mentes en lugar de arriesgarnos a bombardearla constantemente con la inmoralidad sexual en Internet y/o la televisión.

santidad-honor-biblia
Cada uno controlará su propio cuerpo y vivirá en santidad y honor

Decidamos a quién permitimos en nuestras vidas como confidentes y consejeros íntimos en lugar de arriesgarnos a permitir que alguien no apto acceda a nuestros pensamientos y emociones personales.

Determinemos dónde nos permitimos ir para el entretenimiento y/o recreación en vez de arriesgarnos a estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Hagamos la resolución de cómo nos involucramos en las relaciones con otras personas en vez de arriesgarnos a rodear nuestros corazones con lazos emocionales que nos arrastran al pecado.

Tomemos con valentía el alejamos rápidamente de aquellos que desean las cosas de este mundo en vez de las cosas de Dios.

Oración

Amado Señor, quiero controlar mi cuerpo en santidad y honor. Oro por Tu discernimiento y fortaleza para glorificarte siempre en mis palabras, pensamientos y acciones. En el nombre de Jesús, amén.