deberiamos-cristianos-celebrar-corpus-christi
¿Debemos Como Cristianos Celebrar El Corpus Christi?

¿Debo Yo como cristiano celebrar el Corpus Christi (Cuerpo de Cristo)?

No, los cristianos no deben celebrar el Corpus Christi porque promueve la idolatría. El Corpus Christi es una fiesta de adoración de la Eucaristía (Cena). No debemos adorar el pan y el vino de la cena.

El Corpus Christi es una celebración católica, pero va en contra de la enseñanza de la Biblia. De hecho, la Biblia dice que Jesús mora dentro de nosotros por fe, no por comer la cena (Gálatas 2:20).

El pan y el vino de la cena no se convierten en la verdadera carne y sangre de Jesús. Son símbolos que nos ayudan a recordar el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario.

¿Qué significa Corpus Christi?

Corpus Christi significa “cuerpo de Cristo”. El Corpus Christi es una fiesta católica que celebra la importancia de la Eucaristía (Cena). La fiesta tiene lugar un jueves, 60 días después del Domingo de Pascua. La fiesta del Corpus Christi no está en la Biblia.

El Corpus Christi en la Iglesia Católica

El Corpus Christi es una tradición católica que surgió en el siglo XIII. El propósito de la fiesta es conmemorar la institución de la Santa Cena para Jesús. Ocurre el jueves porque la última cena de Jesús fue un jueves. La fiesta está marcada por procesiones en las calles con el pan de la Eucaristía.

La Iglesia Católica enseña que la Cena del Señor es más que un recordatorio del sacrificio de Jesús. Dice que el pan y el vino se transforman en el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de Jesús. Así, Jesús está físicamente presente en la cena, dándole un poder sobrenatural. Esto se llama transubstanciación. Por lo tanto, en la fiesta del Corpus Christi, se anima a los católicos a adorar el pan y el vino de la Eucaristía, que son la manifestación física de Jesús en la tierra.

El Corpus Christi y la Biblia

Jesús instituyó la Cena del Señor como un memorial de su muerte, que debe ser celebrada hasta que él venga (1 Corintios 11:26). Pero Jesús no ordenó la celebración del pan y el vino como su verdadero cuerpo y sangre.

No hay nada malo en crear fiestas para celebrar eventos bíblicos, pero la fiesta del Corpus Christi se basa en principios que no son bíblicos. El pan y el vino no se convierten en la carne y la sangre de Jesús. Son sólo símbolos, para recordar a Jesús. Adorar el pan y el vino en el Corpus Christi es idolatría (Romanos 1:25).

La Biblia dice que todo creyente es parte del cuerpo de Cristo, que es la iglesia (1 Corintios 12:27). Cuando uno acepta a Jesús como su salvador, Jesús mora dentro de su corazón. La cena sirve para recordarnos que Jesús ya está dentro de nosotros. No tiene poder sobrenatural. No necesitamos “comerlo” en la cena para recibir su gracia ¡porque ya lo hemos recibido! – Gálatas 2:20

Tomar la cena es anunciar la muerte de Jesús al mundo (1 Corintios 11:26). Cuando un cristiano participa de la santa cena, muestra que cree en el sacrificio de Jesús en la cruz y que Jesús mora en él. Cada vez que se toma la cena del Señor, se recuerda el sacrificio de Jesús. Este es el verdadero significado de la santa cena.

¿Cuál es el significado de la Cena del Señor?

La Cena del Señor representa el sacrificio de Jesús por nosotros en la Cruz. Jesús nos ordenó que tomáramos la Cena para recordar lo que hizo por nosotros. Quien toma la Cena del Señor está mostrando que ha aceptado el sacrificio de Jesús por sus pecados.

Es fácil olvidar el sacrificio de Jesús en la vida diaria. La Cena del Señor es un tiempo para recordar de nuevo que Él murió por ti. Es un tiempo para reflexionar y dar gracias por su sacrificio y poner las cosas en perspectiva.

¿Cuáles Son Los Símbolos de la Cena del Señor?

Los símbolos de la Cena del Señor son el pan y el vino. Jesús tomo cosas sencillas y fáciles de encontrar para no convertir la Cena en un ritual muy complicado. El pan y el vino ni siquiera se convierten en la carne y la sangre de Jesús, son sólo símbolos. Lo importante no es el alimento en sí, sino lo que representa.

Pan – Jesús dijo que el pan simboliza su cuerpo, que fue partido por nosotros. En la cruz sufrió mucho dolor, todo por nosotros. Él sufrió el dolor que merecemos en nuestro lugar (Lucas 22:19).

El vino – representa el nuevo pacto entre usted y Dios. En el Antiguo Testamento, un pacto era sellado con un sacrificio, donde la sangre de un animal era derramada. La sangre de Jesús, que fue derramada cuando murió, al mismo tiempo pagó por nuestros pecados y estableció un nuevo pacto entre nosotros y Dios (Lucas 22:20).

Cuando usted come el pan y bebe el vino, le muestra al mundo que Cristo murió por usted (1 Corintios 11:26). El sacrificio de Jesús pagó el precio por sus pecados y ahora Él vive dentro de usted. Simbólicamente, es como si hubieras muerto en la Cruz y hubieras resucitado con Jesús.

Atención: Jesús no dio indicaciones específicas sobre el tipo de pan o vino a usar, ni el tamaño de las porciones, ni la mejor manera de compartir y comer, ni la frecuencia con la que se debe tomar la comida. Todo esto es secundario y se deja a la discreción de cada iglesia cómo hacerlo. Lo más importante es lo que representa la Cena, no la forma exacta en que se toma.

¿Quién puede tomar la Cena del Señor?

Si usted ha aceptado a Jesús como su Señor y Salvador, puede tomar la Cena del Señor. Es importante entender lo que Jesús hizo por usted, la Cena es para los que son salvos. No tiene sentido tomarla si no crees o no aceptas a Jesús, porque la Cena es para mostrar que ya has aceptado a Jesús. Tomar sin creer es faltarle el respeto a Jesús; la Biblia dice que está mal. Por lo tanto, es importante que se examine antes de tomar la Cena.

El Corpus Christi celebra la presencia física de Jesús dentro de los elementos de la cena. Pero Jesús no entra en el pan y el vino de la cena. No necesitamos “comer” a Jesús verdadero para recibirlo en nosotros. El Espíritu de Dios mora dentro de cada persona que acepta a Jesús como su salvador. Esto sucede de una manera espiritual, sin el acto físico de participar en la cena (Hechos 2:38). El Corpus Christi se basa en una mentira, la cual no se encuentra en la palabra de Dios.

La enseñanza de que el pan y el vino se convierten en la carne y la sangre de Jesús se llama transubstanciación.

¿Qué es la transubstanciación?

La transubstanciación es la doctrina católica que enseña que el pan y el vino de la Cena se convierten en la carne y la sangre de Jesús. Por lo tanto, el pan y el vino no son sólo símbolos; el creyente literalmente come a Jesús. La Biblia no dice que el pan y el vino se convierten en la carne y la sangre de Jesús.

Según la enseñanza de la transubstanciación, cuando tomamos la Cena, el pan y el vino dejan de existir y se convierten en la carne y la sangre de Jesús. Lo que está es el verdadero cuerpo de Jesús, pero todavía con la apariencia externa de pan y vino.

Según la Iglesia Católica, en la Cena (o Eucaristía) el sacerdote habla con la autoridad de Jesús, diciendo “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre”. En ese momento el pan y el vino se convierten en la carne y la sangre de Jesús. Así, Jesús está físicamente presente en el lugar de este alimento, siendo sacrificado de nuevo por nosotros. Por lo tanto, el pan y el vino pueden ser adorados porque ahora son Jesús.

Aunque Jesús se hiciera presente en el pan y el vino, sería un error adorarlos. Jesús también está presente en cada persona salvada pero ¡no nos adoramos los unos a los otros! (1 Corintios 6:19)

La Biblia nos advierte que no intercambiemos la adoración del Dios verdadero por la adoración de las cosas creadas (Romanos 1:25). El Corpus Christi cambia el enfoque de la adoración a Dios por las cosas que no lo merecen.

  • buenas tardes Dios le bendiga me gustaria tener un estudio sobre el andar cristiano
    agradezco me apoyen en esta solicitud. mil gracias.

  • En Juan 6m Jesus tres veces les dijo:

    De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.
    Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

    Juan 6:66: Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.

    Curiosamente, el numero del anticristo es 666. Los que no creyeron que el es el pan de vida.

    Pastor, diga el versículo que diga, esto simboliza mi cuerpo, o que es solo un símbolo.

    De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.