[pueblolaico] El poder de la iglesia…

Jueves 21 de julio de 2005
LA JORNADA ? México

En su tesis de licenciatura, calificó la democracia de ”farsa
promovida por la masonería”

EL PODER DE LA IGLESIA, SUPERIOR AL DEL ESTADO, PLANTEÓ ABASCAL

*Sostuvo que es obligación del gobierno ”favorecer la acción” del
catolicismo y tolerar las demás religiones sólo dentro de los límites
racionales. *Trampa liberal, la libertad de credo

Por CLAUDIA HERRERA

El poder de la Iglesia es superior al del Estado. Cuando la mayoría
del pueblo sea católica, el gobierno debe declarar oficial esa
religión. La democracia es una “farsa” promovida en México por la
masonería. Esas ideas fueron defendidas por el actual secretario de
Gobernación, Carlos Abascal Carranza, cuando obtuvo su título de
licenciado en derecho, en 1973.

Abascal está ahora en el centro de la polémica. A partir de que la
Iglesia católica condenó la inclusión de la anticoncepción de
emergencia en el cuadro básico de medicamentos, el secretario de
Gobernación ofreció que dicha inclusión se revisaría, no obstante que
la norma sobre la materia y el uso de la píldora del día siguiente ya
habían sido publicados -luego de años de estudio- en el Diario
Oficial de la Federación.

Hace 32 años, el ideario de Abascal Carranza quedó plasmado en su
tesis profesional Las relaciones entre el poder espiritual y el poder
temporal, publicada por Editorial Tradición el año citado.

En su reflexión académica, el actual responsable de las relaciones
del gobierno con las iglesias considera que el catolicismo tiene
primacía sobre cualquier otra religión; pugna por que el matrimonio
religioso sea reconocido por las leyes mexicanas, y aboga para que la
Iglesia cuente con libertad de apropiación de bienes materiales.

Cuestiona la educación laica y señala que el Estado debe permitir a
la Iglesia católica dar enseñanza religiosa en todas las escuelas a
las que concurran católicos.

Para Abascal, el momento culminante de la historia de la humanidad es
el siglo XIII, cuando Europa logra su “mayor unidad de todos los
tiempos” y toma como nombre propio el de cristiandad y la Iglesia
es “madre y maestra”.

Pero establece que las ideas liberales, la Revolución Francesa y la
Reforma protestante buscaron destruir a la Iglesia católica y, con el
tiempo, el Papa se convirtió en figura decorativa en el plano
internacional.

Inconforme con esta situación, en las 112 páginas del texto plantea
poner fin a la esclavitud de la Iglesia y que el Estado “se reduzca a
sus proporciones normales reconociendo la superioridad del fin
espiritual sobre el temporal”.

Al inicio de la tesis, de la que se editaron mil ejemplares, el
entonces estudiante de la Escuela Libre de Derecho reconocía que al
abordar ese tema no podía buscar aplausos ni la admiración que
causaban -a diferencia del suyo- estudios sobre técnica jurídica.

”En este acto, que es el más personal de nuestros estudios
profesionales, aspiro únicamente a exponer y defender en un campo en
que la Verdad ha sido escarnecida por la Revolución y por un falso
derecho a su servicio”, afirma.

Manifiesta su confianza en Dios en que su tesis haga algún bien y se
declara optimista de que, en medio de atroces persecuciones, el
cristianismo logrará levantarse “majestuoso, proclamando sus
derechos, aunque sufriendo injusticias…”

La única obra escrita del ex secretario del Trabajo y Previsión
Social refleja sin ambages el pensamiento de un hombre católico en
una época en la que la relación entre Iglesia y Estado era
inexistente en México, pero sus propuestas iban más allá de deplorar
esa situación.

Las legislaciones más perfectas, inspiradas en el cristianismo

Para el entonces aspirante a obtener el título de licenciado en
derecho, las legislaciones más perfectas han sido aquellas que han
tenido fundamentos cristianos.

En su defensa de la Iglesia católica, afirma que el poder de ésta es
superior al del Estado y, por tanto, dice, es innegable la primacía
espiritual sobre lo temporal.

Ante ello, el Estado está obligado a proteger a la Iglesia “limitando
en lo que fuere necesario las libertades liberales, pues es innegable
que no pueden tener los mismos derechos la Verdad y el error, y en
consecuencia el Estado debe procurar garantizar y defender la
libertad y el derecho del hombre de no ser engañado con doctrinas
falsas y erróneas”.

El Estado, añade, debe estar al servicio de la Iglesia. “La tendencia
del hombre hacia Dios es un derecho innato del hombre que el Estado
debe proteger”, afirma.

Aun en una sociedad mixta o pluralista, añade, el católico tendrá
derecho a exigir un trato preferencial.

”Un pueblo que es católico en su mayoría debe tener, aun por razón
natural, un gobierno que proclame la religión católica como religión
oficial, y que tolere las demás religiones dentro de límites
racionales, para no violar la libertad de conciencia. Ese gobierno
debe favorecer y proteger la acción de la Iglesia y mantener
armónicas relaciones con ella”, afirma.

Crítica al voto de los ”vagos”

En el cuarto capítulo, “Razones de orden natural y jurídicas”,
critica a quienes propugnan poner fin a la religión de Estado para
adaptar la Iglesia a la realidad del Estado democrático moderno.

Pero explica que quienes afirman que la democracia es la última
esperanza de libertad están partiendo de un supuesto falso,
porque “la democracia es una falacia”.

Critica entonces a la democracia liberal y el voto universal, al
considerar que la mayoría de los electores, entre los que menciona
a “vagos, viciosos, ignorantes y gente honesta”, no puede entender la
forma de gobierno más conveniente para México ni la naturaleza de la
relación entre el Estado y la Iglesia.

Al abordar la situación de México, señala: ”la democracia es una
farsa de la que se ha servido la masonería en México, como en todas
partes, para hacer creer a una mayoría confundida y desorientada que
se está haciendo su voluntad y que ésta es forzosamente buena”.

En opinión de Abascal, el principio democrático liberal no opera,
porque la “famosa voluntad general” está modelada al gusto de los
grandes medios de difusión manejados directamente por el Estado y por
capitales anónimos.

Considera que las bases fundamentales de una sociedad no deben ser
fijadas mediante el voto universal, “porque los votos no deben
contarse sino pesarse”.

Señala que la mayoría de los votantes no pueden entender la forma de
gobierno más conveniente en México y la naturaleza de las relaciones
que debe haber entre el Estado y la Iglesia.

En esta línea, afirma: “la democracia es el camino que han escogido
las fuerzas internacionales de la subversión para alcanzar el poder
omnímodo con la instauración del comunismo, que es precisamente la
contra-Iglesia”.

Más adelante, advierte que la democracia liberal es una ”trampa” y,
por tanto, no debe aceptarse el principio de que todas las doctrinas
y religiones tienen el mismo derecho a ser difundidas y defendidas.

Se pregunta si la Iglesia puede adecuarse a un ”sistema falaz en sí
mismo”, como es la democracia, y aceptarlo como bueno. Sostiene que
no es posible, porque los católicos están imbuidos en el juego de la
democracia y están tan desunidos que “ningún remedio puede intentarse
ni por la vía del respeto del voto, por la falacia del sistema que
está en manos de la propaganda”.

Dice que la fuerza de la propaganda en un régimen de libertad cambia
la mentalidad y las costumbres del pueblo de un día para otro.

“Sin hablar de temas de alta política ni de difíciles especulaciones
teológicas, ¿no lo estamos viendo con la votación popular por
aclamación en favor de la minifalda, del control artificial de la
natalidad y del amor libre?”, plantea.

Advierte que la democracia tiene “notables vicios de origen” y por
eso la Iglesia no debe estar sujeta a un régimen democrático.

Al final de su estudio, hace votos por que en México haya
una ”decidida reacción católica en las inteligencias, en las
costumbres y en las instituciones” para frenar el comunismo.

El catolicismo, afirma, es la única fuerza que puede contenerlo y
destruirlo.

Enlaces de Devocionales Cristianos

<*> Para visitar tu grupo en Internet, ve a:
http://espanol.groups.yahoo.com/group/pueblolaico/

<*> Para cancelar tu suscripción a este grupo, envía un mensaje a:
pueblolaico-unsubscribe@gruposyahoo.com

<*> El uso de Devocionales Grupos está sujeto a las:
http://www.devocionalescristianos.org/permisos

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte