[PalabrasDeFe]ESTOY ARREPENTIDA: ¿QUE HAGO?

    
     NO LE DIGAS A DIOS CUAN GRANDE ES TU PROBLEMA......
      DILE A TU PROBLEMA CUAN GRANDE ES TU DIOS!!!!!!!

Tienes la seguridad de que cuando mueras vas a estar con Jesusí Quieres tener la seguridad de la vida eterna?  Te invitamos a hacer esta oracion......
  "Señor Jesus, vengo ante ti, tal como soy. Te pido perdon por todos mis pecados y renuncio a todo contacto con lo oculto en el que yo haya participado consciente o inconscientemente buscando la guia, el poder, el conocimiento o la sanidad (Por favor sea lo mas especifico que pueda), estoy arrepentido de todos mis pecados, por favor, PERDONAME SEÑOR!!!. En tu nombre, perdono a todos los que me han ofendido (Traelos a todos a la oracion); entrego a ti todo mi ser, te abro las puertas de mi corazon, te invito a entrar en mi vida y te acepto como mi unico Señor, Dios y Salvador. Saname, cambiame, fortaleceme en cuerpo alma y Espiritu. Ven Señor Jesus, cubreme con tu preciosa sangre y llename con tu Santo Espiritu. AMEN!"

Para registrarte en esta lista, envia un correo en blanco a:
PalabrasDeFe-subscribe@gruposyahoo.com

Para darte de baja envia un correo en blanco a:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Para unirte a WORDS OF FAITH, devocional en INGLES, envia un correo en blanco a:  WordsOfFaith-subscribe@yahoogroups.com

Para unirte a FE PARA O BRASIL, devocional en PORTUGUES, envia un correo en blanco a: Fe_Para_OBrasil-subscribe@yahoogrupos.com.br

PALABRAS DE FE ES UN SERVICIO GRATUITO, NO ACEPTAMOS DONACIONES.

Este correo ha sido sometido a un programa antivirus.  Sin embargo, PALABRAS DE FE no asume responsabilidad alguna por eventuales daños generados por el recibo y uso de este mensaje, siendo responsabilidad del destinatario verificar con sus propios medios la existencia de virus.


Yahoo! Grupos Mis grupos | PalabrasDeFe Página principal

          
ESTOY ARREPENTIDA: ¿QUE HAGO?
   Por Pastor David Hormachea
 
Las palabras de arrepentimiento y el profundo dolor que he visto en muchas mujeres que han realizado un aborto han sido tan impresionantes que no quisiera que otros vivieran tan horribles experiencias. De ninguna manera quiero apuntar con un dedo acusador y condenarle. ¿Quien soy yo para hacerlo? Yo soy otro pecador. Yo he cometido terribles errores y pecados que me avergüenzo de mis acciones. No quiero condenar a nadie. Rechazo el pecado, pero no solo el suyo, sino también los que yo cometo. No quisiera cometer pecados, pero soy igual que usted, un ser humano con una naturaleza pecaminosa. Yo tampoco quiero pecar, pero a veces peco. Pero espero que su decisión sea igual que la mía. Luchar con todas las fuerzas contra las tentaciones que diariamente me rodean.

Mis primeras palabras están dirigidas a quienes están en el momento preciso de tomar una importante decisión. ¿Está usted embarazada y no quiere tener su hijo? ¿Esta tratando de decidir entre sus deseos y conveniencia y la moralidad y su conciencia?

No acepte la mentira de que una solución rápida no tiene consecuencias a largo plazo. No cometa uno de los más terribles errores por ignorancia. Quienes, en cualquier área de nuestra vida hemos fallado por no saber, igualmente hemos sufrido consecuencias que nos han hecho sufrir porque el pecar por ignorancia no elimina las consecuencias. Le suplico, no realice un aborto, busque ayuda de un consejero cristiano profesional.

Sin embargo, para quienes ese consejo no alcanzó a llegar tengo palabras directas, sinceras y con gran fundamento bíblico. Si usted siente dolor por su acción y ha vivido con angustia y depresión, este es el momento en que inicie su proceso de arrepentimiento. Yo conozco a un Dios de gracia que siempre esta dispuesto a darnos una segunda oportunidad.

Comprendo muy bien la presión que sentiste cuando determinaste esa acción errónea. Es muy fácil que las futuras madres se sientan atrapadas cuando no tienen altos principios morales, cuando están desesperadas y cuando nadie les informa sobre el daño que realizaran y las consecuencias que experimentaran.

Algunas mujeres no solo fueron abandonadas por quienes le ofrecieron amor antes de la relación sexual, sino que fueron presionadas a no traer el niño al mundo. A la gran mayoría de estas muchachitas y jóvenes, nunca se les informó sobre el trauma emocional que acompaña el aborto. Es que los médicos que realizan estas operaciones por dinero y en las clínicas de abortos no muestran fotografías de bebes antes de nacer ni como ellos son masacrados. Mas bien le hablan del bebe como tejidos para evitar el vinculo emocional con él. Si usted hubiera sabido que cuando el bebe tiene doce semanas ya esta, moviendo los pies y sus deditos, retorciendo las manos y haciendo muecas, tal vez nunca hubieran abortado.

Hablemos claro. Al realizar el aborto usted le fallo a Dios, a su familia, a sí misma y a su hijo. Para sanar tan terrible herida no queda otro camino que el arrepentimiento. La vida no solo puede continuar, debe continuar mi querida amiga a pesar de las fallas. Pero hay que corregir las obras erróneas.

Vivimos en un mundo imperfecto. Vivimos en sociedades que han ido deteriorando la moralidad y existe cada vez mas una mayor aceptación de lo que Dios rechaza. Nuestros actos erróneos son una muestra de la pecaminosidad del hombre. El pecado es pecado querida amiga, querido amigo y no debo llamarle error. Pero la verdad es que todos lo cometemos. Pablo dice ?Por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios.? (Romanos 3:23) Todos hemos decidido en algún momento hacer lo que queremos porque nos gusta en vez de hacer lo que Dios nos demanda porque debemos y aunque no nos guste. El pecado es un grave problema, pero el no arrepentirse después de haber pecado es un grave problema mucho mas grave. No solo nos pone una barrera con Dios que nos producirá peores consecuencias, sino que ante la negativa a aceptar nuestras rebeliones destruimos nuestra propia vida por nuestras propias decisiones. El pecado nos afecta integralmente. No somos solo cuerpo. Somos espíritu, alma y cuerpo y el pecado es una mancha que nos afecta totalmente. El salmista dice ?mientras calle envejecieron mis huesos (su cuerpo experimento consecuencias físicas) en mi gemir todo el día (estaba agobiado y deprimido por las consecuencias emocionales) Porque de día y de noche se agravo sobre mi tu mano; se volvió mi verdor en sequedades de verano (su vida estaba vacía y sin sentido con un vacío de Dios por las consecuencias espirituales) (Salmo 32:3 y 4)

Si ya no quieres seguir viviendo de esa manera, debes arrepentirte y cambiar. Debes tomar la decisión de salir de ese abismo de aflicción si tus angustias te han producido deseos de morir, después de todo eso no es vida. Si quieres hacer los cambios el secreto esta en hacer lo que hizo el salmista David. ?Mi pecado te declare, y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesare mis transgresiones a Dios y tu perdonaste la maldad de mi pecado.? (Salmo 32:5) Dios espera el arrepentimiento porque anhela perdonarnos y sabe que es el único camino hacia la restauración de quien ha pecado y vive angustiado por las consecuencias. El perdón nos da el verdadero gozo, una felicidad real y nos libera de la culpa. El perdón siempre ha sido parte de la naturaleza amorosa de Dios. Debe confesar su pecado ante Dios. Debe admitir con su boca, ante Dios, que ha destruido la vida de su hijo y reconocer que fue un pecado. Abandone toda la racionalización y actitud defensiva. No justifique lo que hizo. Determine nunca mas volver a hacerlo. Arrepiéntase. Abandone la acción malvada, tenga un cambio total de forma de pensar con respecto a los valores o emociones que le llevaron a cometer el pecado. Pida perdón a Dios. Dice la Biblia que usted se volverá a sentir feliz cuando su transgresión haya sido perdonada, su pecado cubierto por el amor y la sangre limpiadora de Cristo, cuando ya no tenga culpa por su iniquidad y ya en su espíritu no tenga ningún engaño (Salmo 32:1 y 2)

Finalmente, recuerde que el Dios de la gracia que le perdona tan horrible pecado a veces permite que vivamos tristes consecuencias. Sí, mi querida amiga le estoy diciendo lo correcto. Estoy convencido que Dios esta dispuesto a amarnos como nadie nos ha amado y perdonarnos mas de lo que nosotros podemos perdonarnos a nosotros mismos porque no existe pecado tan grande que agote o rompa la gracia de Dios. Pero también no existe pecado tan pequeño que Dios lo pase por alto. No existe pecado tan pequeño que no active la disciplina divina. Dios perdona todo pecado porque no quiere que vivamos en esa condición pecaminosa. Él es un Dios de amor y ha prometido que si alguno hubiere pecado se lo confiese a Él y Él limpiara la maldad de nuestro pecado.

Cuando nos arrepentimos, Dios perdona todo pecado pero no siempre elimina las consecuencias de nuestras desobediencias. Sin embargo, el mismo Dios de gracia y fortaleza que nos perdona cuando genuinamente nos hemos arrepentido, es el Dios amoroso que nos dará su gracia y fortaleza constantemente para soportar algunas consecuencias que nos pueden acompañar permanentemente.

Recuerde que usted no puede cambiar el pasado y no agrave las consecuencias. Las drogas, el alcohol, solo pueden hacer olvidar por un momento, pero luego cae nuevamente en mayor sufrimiento. Acepte el perdón y la gracia de Dios y comience la restauración de su vida haciendo lo que es correcto. Acepte el perdón de Dios aunque se sienta indigna y comience a hacer lo correcto aunque no haya sido su costumbre. Si usted aprende la lección y vive con prudencia y sabiamente, su futuro será mucho mejor que su pasado y aun que su presente. Obedezca a Dios y Él le acompañara y le ayudara a manejar con gracia y sabiduría las consecuencias penosas de su acción pecaminosa.

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
Regístrate ya – http://correo.espanol.yahoo.com/

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
Regístrate ya – http://correo.espanol.yahoo.com/


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte