Inicio / coros cristianos / Dinosaurios y Dragones

Dinosaurios y Dragones

30-Oct-2000


Russsell M. Grigg

En 1822, mientras caminaba por el campo en Suxxex, Bretaña, Mary Anne Mantell encontró una piedra que brillaba a la luz del sol. Su esposo, el Dr. Gideon Mantell, quien era un coleccionista de fósiles, notó que la piedra contenía un diente similar, aunque mucho más grande, al de los reptiles modernos. Su conclusión fue que pertenecía a algún reptil extinto de gran tamaño y hervíboro con dientes como la iguana. En 1825, nombró a este reptil Iguanodón (diente de iguana). El nombre 'dinosaurio' (del griego deinos = terrible + sauros = reptil) fue inventado por el famoso paleontólogo británico y primer director del Museo Británico de Historia Natural, Sir Richard Owen, en 1841.

Los evolucionistas creen que los dinosaurios evolucionaron, mientras que los creacionistas creen que estos eran algunos de los 'animales de la tierra' creados por Dios, junto con los otros animales terrestres el Sexto día de la Semana de Creación (Génesis 1:24-31). 1

¿Quién tiene la razón?

EXPECTATIVAS EVOLUCIONISTAS

Si la evolución es verdad, esperaríamos que:

  1. Hubiera evidencia de fósiles indicando el ancestro de todos los dinosaurios.
  2. Hubiera evidencia de fósiles de formas intermedias mostrando muchas etapas en la formación de características tan diversas como las placas y púas de los dinosaurios armados (estegosaurios), los cuernos -de uno a siete- de los dinosaurios cornudos (cerátopos), los distintivos picos de los dinosaurios ortópodos (hadrosaurios), los gruesos cráneos de los dinosaurios cabeza de hueso (paquicefalosaurio) y también las alas de los reptiles voladores (pterosaurios), los rasgos distintivos de los reptiles marinos y así sucesivamente.

De hecho, todos los dinosaurios aparecen plenamente formados en el registro fósil, sin rasgos de un ancestro, y no hay un solo fósil de dinosaurio que pueda ser llamado una forma intermedia entre los tipos conocidos.

EXPECTATIVAS CREACIONISTAS

Del otro lado, si la creación es verdad, y los dinosaurios fueron creados en el Sexto día de la Semana de Creación, esperaríamos que:

  1. Los fósiles de dinosaurios aparecieran de repente en el registro fósil, eso es, sin ancestros ni formas intermedias. De hecho, esto es lo que se observa.
  2. Si los dinosaurios fueron creados por Dios en el Sexto día de la Semana de Creación, por consiguiente, dos de cada clase todavía viva en el tiempo del Diluvio debieron ir a bordo del Arca de Noé. ¿Pudieron unos animales tan grandes ser acomodados allí?
  3. ¿A BORDO DEL ARCA DE NOÉ?

    Primeramente, no todos eran grandes. Muchos dinosaurios eran comparativamente pequeños, como el Compsognato, que era del tamaño de una gallina, y el Musasaurio, el dinosaurio más pequeño que se ha encontrado, y cuyo cráneo medía unos 32 milimetros de largo2 – como el largo de un clip normal. Segundo, los dinosaurios, como los reptiles modernos, usualmente ponen huevos que tienen una cáscara como de cuero (comparada con los huevos de pájaro que tienen una cáscara dura); los reptiles hoy, después de salir del huevo continúan creciendo durante la mayor parte de sus vidas.

    El huevo de dinosaurio más grande que se haya encontrado fue descubierto en Francia. Tiene 30 centímetros de largo y actualmente se expone en la Universidad de Redding en Inglaterra. Otros del mismo sitio tienen 25 centímetros de largo o son del tamaño de un balón de futbol americano. Fueron puestos por un saurópodo gigante, que era un cuadrúpedo (de cuatro patas) gigantesco y hervíboro (comedor de plantas). La razón para este comparativamente tamaño tan pequeño es que entre más grande el huevo más gruesa tiene que ser la cáscara y, si hubiera sido muy gruesa, no hubiera pasado a través de ella aire suficiente para suplir al bebé dinosaurio en el interior, ni este hubiera podido tener éxito en romperla.

    Así que, si los dinosaurios bebé son del tamaño de un balón de futbol americano, es razonable suponer que Dios dirigió dinosaurios niños en tamaño de las especies más grandes al Arca, o quizás jóvenes; ¡con certeza no le era necesario enviar dinosaurios abuelos en tamaño!

  4. Lo tercero que razonablemente debemos esperar, si Dios creó los dinosaurios en el Sexto Día de la Semana de Creación, es que deberían existir historias de dinosaurios en el folklore de muchas naciones, puesto que la gente después del Diluvio habría coexistido con ellos hasta que se extinguieron. Tales historias no usarían el término 'dinosaurio', por supuesto, pues como ya lo hemos anotado, este término no se inventó hasta 1841. Esperaríamos que tales historias usaran otros términos como 'monstruo' o 'dragón'.
  5. HISTORIAS DE DRAGONES

    De hecho, hay muchas historias como esas alrededor del mundo. Una de las más antiguas es la de Gilgamesh, héroe de una leyenda épica babilónica de la antigüedad, quien mató una creatura enorme parecida a un reptil llamada Kumbaba, en un bosque de cedros.3 Los Britones primitivos proveen los primeros relatos europeos de reptiles montruosos, uno de los cuales mató y se devoró al rey Morvidus de Gales, c. 336 a.C.

    Otro monarca, el rey Peredur, sin embargo, logró matar su monstruo en un lugar llamado Llyn Lion, en Gales.4,5

    El poema épico anglosajón Beowulf cuenta cómo Beowulf (c. 495-583 d.C.) de Escandinavia mató a un monstruo llamado Grendel, y a su supuesta madre, así como a varios reptiles marinos, 6 pero que eventualmente perdió su vida a los 88 años en el proceso de matar a un reptil volador. La descripción sajona de esta creatura encaja con la de un Pteranodonte gigante – éste tenía 'cincuenta pies de longitud (o posiblemente largo de alas)'.7 El mosntruo llamado Grendel, al que Beowulf mató muchos años antes se describe de la siguiente manera. Era aparentemente un joven (habiendo sido conocido sólo durante 12 años), parecido al hombre en postura (p.e. bípedo), y tenía dos pequeños miembros delanteros que los Sajones llamaban eorms (brazos), uno de los cuales le fue arrancado por Beowulf. Era un muthbona -uno que mataba con su boca o su mandíbula- y su piel era impenetrable a los golpes de espada.8

    Otras historias bien conocidas involucrando héroes medievales y dragones incluyen a Sigifredo de los antiguos Teutones (posiblemente la misma persona que Sirgud de Old Norse, quien mató a un dragon llamado Fafnir),9 Tristán (o Tristram), el Rey Arturo, y Sir Lancelot, de Bretaña,10 y quizás el más famoso de todos, San Jorge quien se convirtió en el santo patrón de Inglaterra. (La película y video El Gran Misterio de los Dinosaurios11 muchos otros de esos relatos aparte de los listados aquí).

    La insignia del dragón fue usada por muchos ejércitos. Bajo los últimos emperadores romanos de oriente, la insignia del dragón morado se convirtió en el estandarte ceremonial, llamado el drakonteion.12 En Inglaterra, antes de la conquista Normanda en 1066, el dragón era el jefe entre las insignias reales en la guerra, habiendo sido instituido por Uther Pendragon, padre del Rey Arturo. Otros reyes que usaron la insignia del dragón fueron Ricardo I, en 1191, durante las cruzadas, y Henry III, en 1245, cuando fue a la guerra contra los Galeses.12

    En China, el dragón aparece como el símbolo nacional y la insignia de la familia real, y el dragón adornó la bandera china hasta la fundación de la República China, en 1911.

    Aunque dudosas durante años muchas de estas historias de dragones y pinturas han ganado embellecimientos, el hecho de que existen virtualmente en todo el mundo, y los muchos ítems de similitud entre la matanza de las creaturas y los fósiles conocidos de dinosaurios, claramente apuntan a una realidad latente. Los libros de cuentos infantiles modernos sobre dragones invariablemente tienen dibujos de criaturas de cuentos de hadas, pero según Paul Taylor,13 quien ha investigado ampliamente la materia, muchos (quizá la mayoría) de los relatos históricos sobre dragones no tienen este elemento imaginativo; usualmente, entre más antigua es la historia mayor es su cualidad de relato ajustado a los hechos reales, mientras que los más recientes tienden a la fantasía. Una explicación para esto es que a medida de que la evidencia en forma de dinosaurios se extinguía, los cuenteros tuvieron más libertad para hacer sus historias más maravillosas y combinar los rasgos de diferentes dragones en uno solo.

  6. La cuarta cosa que razonablemente deberíamos esperar, si Dios creó los dinosaurios en el Sexto Día de la Semana de Creación, es que estos fueran mencionados en otra parte de la Biblia.

LOS DINOSAURIOS Y LA BIBLIA

En efecto, dos de esos animales son descritos en el libro de Job. El primero es un gigantesco animal vegetariano que podría ser tanton un Diplodoco o un Braquiosaurio: 'He aquí ahora al behemot , el cual hice como a ti; Hierba come como buey… Su cola mueve como un cedro… Sus huesos son fuertes como bronce… sale de madre el río, pero él no se inmuta' (Job 49:15-24). El segundo parece haber sido una especie de animal grande con aliento de fuego. Tal como el pequeño escarabajo bombardero tiene un mecanismo que produce una explosión, así el gran dragón del mar debió tener un mecanismo que le permitiera lanzar fuego: '¿Sacarás tú al Leviatán con anzuelo… Su aliento enciende los carbones, y de su boca sale llama…' (Job 41:1-34).

Es también interesante que en la versión inglesa King James de la Biblia el término 'dragón(es)' es usado más de 20 veces en el Antíguo Testamento, una vez metafóricamente, refiriéndose al Faraón Rey de Egipto como un dragón (Ezequiel 29:3), y las otras veces refiriéndose a animales. Por ejemplo, '…al cachorro de león y al dragón hollarás' (Salmo 91:13), 'Haré de Jerusalén un montón de ruinas, una guarida de dragones…' (Jeremías 9:11).

Esto tiene un significado especial cuando nos damos cuenta de que la versión King James fue publicada en el año 1611 d.C.; eso para decir que, hace menos de cuatro siglos, los traductores de la Biblia estaban a gusto usando el término 'dragón', confiados de que su uso sería significativo y no mitologíco para los lectores.

CONCLUSIÓN

Todas las predicciones y expectativas, con respecto a los dinosaurios, que surgen del modelo de creación, se ven cumplidas, mientras que ninguna de las predicciones y expectativas que surgen del modelo de evolución se cumplen. Es por tanto razonable concluir que si los evolucionistas no estuvieran encerrados en su escenario de millones de años, no habría ningún problema en la idea de que los dinosaurios y el hombre coexistieron en la tierra, desde el tiempo de Adán, hasta que ellos, junto con muchas otras creaturas, gradualmente se extinguieron.

¡Bronti -el más conocido de todos los dinosaurios- nunca existió!

En 1874, un científico en Colorado, EE.UU., llamado Othniel Charles Marsh, descubrió algunos fósiles de dinosaurio muy grandes, y pensó que había descubierto un nuevo género. Les dio el nombre de Brontosaurio o 'reptil trueno', porque pensó que la tierra debió tronar cuando un animal tan grande como ese caminaba. Desafortunadamente faltaba la cabeza. Para remediar esta obvia deficiencia, le añadió un cráneo encontrado a cinco kilómetros en una cantera diferente y en una capa de estrato diferente, pero a nadie se lo dijo.

En 1974, dos científicos convencieron a la comunidad científica de que el cuerpo del 'Brontosaurio' era en realidad el de uno previamente llamado, Apatosaurio. Se dieron cuenta de que Marsh había usado la cabeza equivocada – una más redonda perteneciente al tipo de dinosaurio Camasauro. De hecho, el Apatosaurio en realidad tenía una cabeza como la de el Diplodoco.

Como las reglas establecidas para dar nombres científicos a los animales establecen que el primer nombre dado es el que debe permanecer, el nombre Apatosaurio permaneció y Brontosaurio desapareció. Sorpresivamente el inexistente Brontosaurio es ilustardo y nombrado en dos estampillas – una de 25c, impresa por el Servicio Postal de los EE.UU. en 1989, mostrando un par de los animales, y una de la República de África Central de 50F, mostrando una manada.

Para mayor información, ver Batten, D.,(ed.) El Libro de las Respuestas Actualizado y Expandido, Capítulo 19, '¿Qué ocurrió con los dinosaurios?', Respuestas en Génesis, Brisbane, Australia, 1999.

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. Gabriel Murillo

    Hola desde Pontevedra:
    Considero que hay un error en el año de 1911 (debe poner 1199):
    “Otros reyes que usaron la insignia del dragón fueron Ricardo I, en 1911, durante las cruzadas”
    En esta página del enlace siguiente:
    http://devocionalescristianos.org/2007/03/dinosaurios-y-dragones.html

    Un saludo y bendiciones.

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>