Habitando en la Sombra del Omnipotente

Cómo morar en Dios

Es difícil para nosotros, en esa época llena de ansiedad y temor, acallar nuestras almas y realmente morar en Dios dentro de nuestros corazones.  Podemos ocuparnos estudiando la Biblia u otros actos de obediencia.  Sabemos, a diversos niveles, cómo dar testimonio, cómo exhortar y cómo bendecir.  Sabemos analizar estas cosas e incluso perfeccionarlas.  Pero parece ir más allá del alcance de nuestra experiencia cristiana el elevar nuestras almas por encima del mundo material y reflexionar conscientemente sobre Dios mismo.

Aun así, el captar realmente la sustancia de Dios significa una entrada al lugar espiritual de la inmunidad.  Se trata de recibir en nuestros espíritus la victoria que Cristo obtuvo para nosotros, lo cual se traduce en unidad con Dios en Cristo.

Por lo tanto, no podemos conformarnos con simplemente las tareas que hemos sido llamados a llevar a cabo.  Al final, descubriremos que el estudio y la asistencia a la iglesia no son más que formas, que conllevan escasa satisfacción por sí mismas.  Estas actividades deben convertirse en lo que el Señor ha ordenado que sean: medios a través de los cuales buscamos y hallamos a Dios.  Nuestro placer no debe estar en la mecánica de las disciplinas espirituales, sino que estas disciplinas nos acercan más a Dios.

El clamor de Pablo era “¡Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo!” (Filipenses 3:10).  Su deseo de conocer a Jesucristo es lo que produjo el conocimiento que Pablo tenía de la salvación, el orden eclesiástico, el evangelismo y los eventos del fin de los tiempos.  De la pasión de su corazón salió la revelación, la redacción de las escrituras y el conocimiento de lo Eterno.  El conocimiento de Pablo se basó sobe su experiencia con Cristo.

Por otra parte, nos hemos conformado no con buscar el rostro de Dios, sino con estudiar acerca de Sus datos.  Nos conformamos con una religión acerca de Cristo sin la realidad de Cristo.

La Biblia es el archivo histórico de las experiencias del hombre con el Todopoderoso.  Nuestras perspectivas teológicas fueron desarrolladas a través de los encuentros personales que diversas personas tuvieron con el Dios vivo.  Pero conocimiento acerca de Dios es sólo el primer paso antes de entrar en Su presencia.  Además de ser un libro de verdades, la Biblia es también un mapa para llegar a Dios.  Como cristianos, estudiamos y hacemos debate acerca del mapa pero con demasiada frecuencia dejamos de hacer el viaje.

EL AMOR SUPERA EL CONOCIMIENTO Hay un lugar mayor que el conocimiento.  Es un lugar simple pero eternamente profundo donde realmente moramos en el amor de Cristo.

Este es realmente el refugio del Altísimo.  Recordemos que la oración del apóstol fue que cada uno de nosotros “conozca ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento.” Por muy importantes que sean los conocimientos, el amor “sobrepasa el conocimiento.” Los conocimientos doctrinales son el marco, el vehículo que abre la puerta a las realidades divinas, pero el amor hace que seamos “llenos de la plenitud de Dios” (Efesios 3:19).

Hay una morada de amor en la que Dios desea que entremos.  Es un lugar donde nuestros conocimientos acerca del Señor alcanzan la llenura de la sustancia de Dios.  Escuchemos como la Biblia Amplificada expresa este versículo:

“Para que por la fe Cristo (realmente) habite (se instale, more, haga su hogar permanente) en sus corazones.  Y pido que, profundamente arraigados y cimentados en amor, tengan el poder y sean fuertes para comprender junto con todos los santos (pueblo devoto de Dios que experimentan este amor), cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan (de manera práctica, a través de experiencia propia) ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento (carente de experiencia), para que sean llenos (a través de todo su ser) de toda la plenitud de Dios (teniendo la medida más abundante de la divina presencia, convirtiéndose en un cuerpo completamente lleno y rebosante de Dios mismo) ” Efesios 3:17-19 ¿Acaso no es nuestro objetivo el estar profundamente arraigados en amor para comprender cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Dios y conocer personalmente el profundo y personal amor de Cristo?  ¿Puede algún objetivo ser más maravilloso?  Estar llenos y rebosantes de Dios mismo es toda la esperanza del Evangelio.

Dios no puede ser realmente conocido sin que lo experimentemos de algún modo.  Si nunca hemos visto un cielo estrellado en la noche, ¿podría alguna descripción sustituir a que nuestros propios ojos contemplen esa belleza?  El asombro viene por medio de ver y experimentar, no sólo de saber que en alguna parte existe un bello cielo estrellado.

Del mismo modo, para realmente conocer a Dios, debemos buscarle hasta pasar el nivel externo de información acerca de Él y descubrir por nosotros mismos la presencia viviente de Adonai.  Este es el “llamado ascendente” de Dios en Cristo Jesús.  Nos atrae a través de nuestras propias doctrinas a la proximidad de la presencia divina.  Este trayecto nos deja en un lugar de rendirnos trascendentalmente, donde escuchamos su voz y, tras escuchar, ascendemos a Su amor.

El mayor mover de Dios sobre la tierra se distinguirá por un derramamiento de un deseo irresistible procedente de Cristo para Su pueblo.  Aparecerá ante aquellos que realmente anhelan que venga, en olas siempre en aumento, con épocas de renovación de la presencia del Señor (ver Hechos 3:19-21).

La intimidad con Cristo será restaurada a su nivel más alto desde el siglo primero.

Muchos de los que están fuera de este mover de Dios así como los que recibirán su toque y sanidad, mirarán y se maravillarán.  ¿Cómo obtuvieron estas personas comunes y corrientes tal poder?  Porque verán milagros parecidos a cuando Jesucristo caminó sobre la tierra.
Para ellos el Reino de Dios realmente estará cercano.  Pero para aquellos que el Señor ha atraído hacia Sí Mismo, no será un misterio cómo Él les llenó de poder.  Habiendo retornado a la simplicidad y la pureza de la devoción hacia Cristo.
Que podamos ser morada del Altísimo

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. estoy muy coontenta y muy agradecida a Uds. porque gentilmente, y gratis me envian devocionales que son respuestas a mi diario vivir y que me ayudan a crecer mas en el Señor Jesucristo.Dios les bendiga grandemente

  2. es importante alcansar el amor porque sin ese amor es dificil mantenerce firme en este mundo tan corronpido. y tambien la fe es importante para agradar a DIOS. bendiciones……

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

5 Compartir
Comparte5
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte