Varones Levantémonos a Cumplir con Nuestra Labor

Varones Levantémonos a Cumplir con Nuestra Labor

Me da la impresión de que los hombres hemos adoptado una postura muy cómoda ante lo que se ha llamado la liberación femenina, hoy día encontramos mujeres muy independientes en muchas áreas que pareciera que no nos necesitan, pero más bien no necesitan hombres con una franca evasión de su papel.

De hecho las actividades que anteriormente se consideraba debería realizar una mujer como el cuidar a los hijos y mantener en buenas condiciones el hogar, las siguen realizando pero además trabajan en otras cosas para también encargarse de proveer lo necesario a sus hogares.

Seguimos viendo que en las reuniones de padres de familia en las escuelas, la mayoría de los asistentes son mujeres, pero también seguimos viendo que en las plazas hay más mujeres que hombres paseando a sus hijos, en las iglesias se sigue observando que llegan mujeres con sus hijos pero los padres o aun no asisten o bien se fueron a jugar un partido de fútbol y por tanto decidieron no asistir.

Escuche decir a un personaje en una película que él lo único que sabía de Jesús era que las mujeres y los niños se iban los domingos a la iglesia y los hombres se quedaban a tomar licor con los amigos.

Por supuesto no son todos los hombres los que se han desatendido de sus responsabilidades como cabeza de hogar, pero si existen muchos que han preferido quedarse cómodamente observando cómo las mujeres deben llenarse más y más de actividades y responsabilidades ante la ausencia de ellos.

Hoy amigo, hermano varón, te invito a que reflexiones en esto:

Efesios 5:22-28 “22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.”

hombre-cumplamos-nuestra-labor

Levantémonos a Cumplir con Nuestra Labor

Cómo una mujer se sujetará a un hombre que ha evadido sus responsabilidades, cómo se sentirá segura si su esposo se mantiene ausente, cómo se sentirá amada si no se valora su esfuerzo ni se toma en cuenta su cansancio, cómo respetará la autoridad que como padre usted tiene si ella debe tomar todo el tiempo las decisiones del hogar.

No nos confundamos, las mujeres no son nuestras esclavas son iguales a nosotros, pero no debemos delegarles nuestras responsabilidades, porque la seguridad, la protección, la provisión y la guianza en una familia no le corresponden a nuestras esposas, pero se han visto en la penosa necesidad de asumirlas.

Es momento de que asumamos nuestro papel de esposos, padres y sacerdotes de nuestros hogares, Dios siempre valorará al varón que se levante con firmeza y diga aquí estoy y no más abandonaré mi compromiso y privilegio de dirigir a mi familia.

Si quieres hacerlo pero no sabes cómo, encontrarás en la Biblia el mejor instructivo, pero apresúrate, el tiempo es hoy en que los varones nos levantemos a cumplir con nuestra labor.

No estoy en contra de que las mujeres realicen otras actividades, ni tampoco de que procuren ser independientes económicamente, ni de que se superen profesionalmente, etc., pero sí creo que los varones nos hemos hecho a un lado y hemos dejado de hacer lo que nos toca y en un hogar tanto el padre como la madre son pilares, no le podemos dejar el peso solo a uno de ellos porque quizá no caiga pero si es posible que se fracture.

Dios les bendiga.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Antonio Morales Anell

Líder de Varones, Responsable del Área Educativa y Relaciones Públicas en la Agrupación Religiosa Iglesias Cristianas de Restauración y Vida en México. En el último año he trabajado con mucha dedicación en la serie “Aprendiendo Buenas Características”, el cual a esta fecha consta de 170 devocionales relacionados precisamente con buenas características que como cristianos debemos aprender. Esposo de la Presbitera Isabel Cristina Hernández García.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

155 Compartir
Comparte145
WhatsApp
Tweet
+19
Pin1
Email