el-temor-y-la-biblia“EN EL DÍA QUE TEMO, YO EN TI CONFÍO” (Salmo 56:3)

El Temor en la Biblia y cumplir con tu destino

¿Acudes todos los días a un trabajo que te pesa o por el que no tienes ninguna pasión? ¿Tienes miedo a probar algo nuevo por si fallas, pareces un tonto o no puedes ganarte la vida? ¡Eh!, ¿has incluido a Dios en esta ecuación? David dijo: “En el día que temo, yo en Ti confío” (Salmo 56:3).

O quizás tienes miedo del éxito, porque entonces las presiones aumentan ya que los demás esperan más de ti y, cuanto más alto subas, de más altura caerás. Algunos, antes de hacer cualquier decisión, quieren una garantía acorazada de que todo irá de acuerdo con sus planes; así que se quedan donde estaban – ¡y se estancan! ¡Son los que nunca van a ninguna parte sin un paracaídas, un encendedor, una botella de agua caliente y un termómetro!

El crecimiento implica riesgo; el riesgo implica miedo – y el miedo distorsiona tu imagen de Dios. El miedo te dice que no estás en manos seguras, que Él no es lo suficientemente grande como para cuidar de ti. ¿Cómo lo sabrás, si no atraviesas tus miedos y descubres lo que Dios tiene para ti tras ellosí

Al final del día todos nuestros “Y si…” se convierten en “Lo que hubiera podido ser…”. Cuando te rindes al miedo, acabas en un sillón confortable enfrente de la televisión preguntándote: ¿Qué hubiera logrado si tan sólo hubiera confiado más en Diosí David tiene la respuesta; escucha: “En el día que temo, yo en Ti confío” (Salmo 56:3). De manera que, ¡empieza a moverte! No dejes que el miedo te robe tu destino – ¡eso es un precio demasiado alto!