¿Cómo Cambiar Las Trabas En Peldaños Según La Biblia?

¿Cómo Cambiar Las Trabas En Peldaños Según La Biblia?

“…SOMOS MÁS QUE VENCEDORES…” (Romanos 8:37)

¿Cómo describirías a alguien que fue un consumado pianista a los diez años, organista profesional a los once, publicó composiciones a los trece y fue miembro de la cámara real de música a los catorce? ¿Privilegiado? ¿Que nació “de pie”? ¡Qué más hubiera querido él! Ludwig van Beethoven era un niño de pelo negro, de piel oscura, con la piel picada de viruela, quien tuvo que soportar burla e insultos en su ciudad natal en la rivera del río Rin, una zona donde los niños eran predominantemente rubios y de piel blanca. Su padre era alcohólico y se propuso que Ludwig lo mantuviera, por lo que le hizo un esclavo del teclado. Mirando a su pasado, Beethoven no podía recordar ni un solo momento de felicidad en toda su infancia.

Su vida fue un compendio de trabajo, lágrimas, palizas y diatribas airadas. Cuando tenía poco más de veinte años, se enfrentó a otro enemigo aún más insidioso, la sordera. Cuando ya no pudo tocar en público volcó todas sus energías en componer. Sus años de sordera fueron los más prolíficos. Aunque en su época sus obras no fueron muy bien aceptadas, sin embargo influyó en muchos de los grandes compositores como Brahms, Wagner y Schubert. Cercano a la muerte y reconociendo que el mundo nunca lo había entendido o apreciado, ni a él ni a su música, dijo sonriendo: ‘Oiré en el cielo’

Cuando la vida te derrumbe, no te quedes caído, levántate. Todos tropezamos o nos caemos de vez en cuando; ¡los ganadores son los que se levantan una y otra vez! Eso es lo que quería decir Pablo cuando escribió: ‘En todas esas cosas somos más que vencedores’ (Romanos 8:37). Si oras y meditas bien en ello, encontrarás la semilla de algo bueno en toda adversidad (Ver Génesis 50:20). La diferencia entre los ganadores y los perdedores es la capacidad de los primeros de hacer de cada escollo un peldaño para avanzar.

¿Cómo Cambiar Las Trabas En Peldaños (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

PERO DE NINGUNA COSA HAGO CASO (Hechos 20.24)

No se habla mucho de las derrotas de Abraham Lincoln porque sus victorias fueron muy resonadas. Pero durante la mayor parte de su vida las cosas le fueron contrarias. Su madre murió cuando él tenía 9 años. En 1832 perdió las elecciones a Diputado del Estado de Illinois. En 1849 fue rechazado como Comisario de la Oficina de Agricultura. Perdió también las elecciones al Senado en 1855 y 1858 y entre medias no consiguió la nominación a vicepresidente. Sin embargo, las pérdidas más dolorosas fueron las muertes de sus hijos de cuatro y doce años. Nacido en una cabaña entre las montañas del Estado de Kentucky, Lincoln sólo asistió unos meses a “clases de dicción” en una escuela sin libros donde los alumnos repetían las palabras del maestro.

Fue autodidacta en el aprendizaje de las matemáticas, leyó a los clásicos y se preparó en la oratoria y el arte de escribir usando la Biblia como modelo. Su filosofía era: “Yo estudio y me preparo para que cuando llegue el momento, esté listo”. Le dijo a un amigo: “No pierdas de vista que tu determinación de triunfar vale más que ninguna otra cosa”. Su “Discurso de Gettysburgo” es uno de los más famosos de todos los tiempos. Durante la época oscura de la Guerra Civil estadounidense dijo: “Lo hago todo a conciencia y me propongo seguir haciéndolo hasta el final”.

Pablo no dijo: “Ninguna de estas cosas me hace mella sino “de ninguna cosa hago caso” ¡Hay una gran diferencia! Pablo no permitió que los problemas de la vida le sacaran del camino trazado. Entendió que lo que hay en tu interior es más importante que las cosas externas que te afectan. También entendió que cuando miras a Jesús como tu modelo a seguir y obtienes la fortaleza necesaria de Él cada día, Él te dará todo lo que necesitas para triunfar en la vida.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

143 Compartir
Comparte133
WhatsApp
Tweet
+14
Pin6
Email