Enseñanzas De La Historia De Lázaro

Enseñanzas De La Historia De Lázaro.

“PERO TAMBIÉN SÉ AHORA” (Juan 11:22)

Primera enseñanza: Jesús sabe cómo te sientes. Jesús lloró en la tumba de Lázaro. Luego dijeron los judíos: ¡Mirad cuánto lo amaba!(Juan 11:35-36). Este relato demuestra que servimos a un Dios que no sólo tiene poder de resucitar a los muertos, sino que también puede identificarse con nosotros (ver Hebreos 4:15). Por lo tanto, si estás pasando por el duelo, vete a Dios y deja que Él te consuele. Segunda enseñanza: Jesús te puede devolver lo que la vida te ha quitado. Él puede “devolverte los años” que te han sido quitados (ver Joel 2:25). Reclama esa promesa; aplícala en el área donde más hayas perdido y pide que Dios lo sustituya y renueve. Marta dijo a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará”. (Juan 11:21-22). En lugar de hacer una oración de ¿qué hubiera pasado si?, ora “pero también ahora sé”. No es demasiado tarde, Dios puede actuar a tu favor.

Tercera enseñanza. Jesús puede liberarte. “Clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas” Jesús les dijo: Desatadlo y dejadlo ir” (Juan 11:43-44). La Palabra de Dios es mayor que las cosas que te han atado, limitado o esclavizado. Aunque no lo entiendas totalmente con la mente, deja que tu espíritu responda a Dios. Ora con el salmista: “Dame entendimiento, guardaré tu Ley y la cumpliré de todo corazón. Guíame por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo mi voluntad”(Salmo 119:34-35). Cuando oras esa clase de oración, aumentará tu fe y las circunstancias que parecen imposibles serán cambiadas por Dios.

Enseñanzas De La Historia De Lázaro (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

PARA QUE EL HIJO DE DIOS SEA GLORIFICADO POR ELLA. (Juan 11:4)

Consideremos otras tres enseñanzas del episodio de Lázaro:

1) Dios tiene un plan mejor y más grande. Cuando llegó Jesús, Lázaro ya llevaba

cuatro días muerto. Cuando el Señor espera, es por dos razones: a) Para ser glorificado. Los fariseos creían que el espíritu abandonaba el cuerpo en el cuarto día. Si Jesús hubiera intervenido antes, habrían dicho: “No estaba muerto del todo”. Jesús dijo a sus discípulos: “Esta enfermedad es” para la gloria de Dios” (Juan 11:4). Cuando consideramos las cosas en retrospectiva, podemos ver claramente la mano de Dios en la situación; b) Para que nuestra fe sea afirmada. Jesús dijo: “y me alegro por vosotros de no haber estado allí, para que creáis” (Juan 11:15). En la vida, las crisis van y vienen. La próxima que pases será diferente a la anterior, pero lo que debe permanecer inmutable es tu fe.

2) Dios te pedirá que te quites las vendas y elimines el “hedor”.

Jesús dijo: “Quitad la piedra. Marta” le dijo: Señor, hiede ya, porque lleva cuatro días. (Juan 11:38-39). ¿Estás orando para que Dios te de una respuesta en un área mientras que Dios te está diciendo que muevas la piedra para eliminar el “hedor” que está enterrado en otra área? Ríndete a Él, si no, ¡no puedes ganar! Cuando tu corazón sea correcto delante de Dios, tus oraciones serán contestadas.

3) Dios quiere hacer de ti un testimonio vivo.

A cualquier lugar al que iba Lázaro, sin tener que decir ni una palabra, su vida declaraba que Jesús era Señor. Así debe ser con nosotros. Dios te ha salvado y levantado para que seas un testimonio vivo de Su gracia y Su bondad.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

140 Compartir
Comparte131
WhatsApp
Tweet
+17
Pin2
Email