Para reflexionar…(12-14/08/05)
?se anime!

“Confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Alexander Solzhenitsyn dijo que apenas una vez, durante todo su largo tiempo encarcelado en un campo de trabajos forzados en la Union Sovietica, se sintio desencorajado y penso en suicidio. Estaba fuera del campo, destacado para un trabajo especial, y era tan grande su desanimo que ya no se importaba mas en vivir o morir. Aprovechando una pequena pausa del trabajo, El se sento para descansar y luego un extrano se sento a su lado. Era un hombre que jamas habia visto antes y que igualmente nunca mas vio despues. Sin ninguna razon aparente, el hombre agarro una vara y dibujo una cruz en el suelo. Solzhenitsyn se puso alli sentado mirando para aquella cruz por largo tiempo. Mas tarde el escribio: “Mirando fijamente para aquella cruz, yo percibi que alli encontraria libertad.” Fue en aquel momento, en medio a una tormenta , que el encontro coraje y nuevo animo para vivir. La tempestad no termino en aquel dia, pero por Jesus, Solzhenitsyn encontro la fuerza para superarla.

Quiza estemos leyendo esta ponderacion en este momento y experimentando tambien, como el personaje de nuestra ilustracion, una situacion dificil y sintiendo que las fuerzas nos faltan, que no hay solucion y que la mejor cosa a hacer es desistir de luchar. Nos ponemos conformados con nuestra imposibilidad y aceptamos, resignados, la derrota.

Pero no todo esta perdido. Hay solucion para nuestro caso, por mas complicado que parezca. Jesus Cristo nos ama y, por nosotros, se entrego en una cruz. el lo hizo para que, en el, pudiesemos ser mas de lo que vencedores.

Sea cual sea la tempestad que estemos enfrentando en los ultimos dias, o mismo en este exacto momento, nuestros corazones necesitan estar abertos y confiantes y podremos oir una voz suave y carinosa hablando con grande ternura:
“se anime, soy Yo; no tenga miedo.” La tempestad desaparecera… y Jesus continuara junto a nosotros.

Confie en el Senor y la bonanza luego vendra.

Paulo Barbosa
Un ciego en el Internet
tprobert@terra.com.br
Sonria, Jesus te ama!