Nuestro Andar Diario
                24 de noviembre de 2004
  Lectura: Hebreos 11:8-19
8 Por la fe Abraham, al ser llamado, obedeció, saliendo para un lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber adónde iba. 9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra de la promesa como en tierra extraña. . . . 11 También por la fe Sara misma recibió fuerza para concebir, aun pasada ya la edad propicia, pues consideró fiel al que lo había prometido. 12 Por lo cual también nació de uno (y éste casi muerto con respecto a esto) una descendencia como las estrellas del cielo en número, e innumerable como la arena que está a la orilla del mar. . . . 17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía a su único hijo; 18 fue a él a quien se le dijo: en Isaac te será llamada descendencia. 19 El consideró que Dios era poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde también, en sentido figurado, lo volvió a recibir.
  La pregunta
Dos hombres se encuentran de pie en el pórtico después de cenar. Uno de ellos es un pastor de Glaston, un villa escocesa. El otro, Bascombe, es un ateo. Mientras contemplaban el paisaje de la noche, el pastor dijo: "Es una linda iglesia antigua." Señaló hacia la estructura oscura que se divisaba.
       "Me alegro de que te guste la mampostería --contestó Bascombe--. Debe ser algo satisfactorio para ti, tal vez te sirva de consuelo."
       El pastor le preguntó qué quería decir. Bascombe dijo: "Dime con toda honestidad: ¿De verdad crees una palabra de todo eso?", y le señaló en dirección a la iglesia.
       Asombrado, como si le hubieran dado una bofetada, el pastor evitó la pregunta que pudo haberle llevado a su propio reavivamiento espiritual. Su fe en ese momento estaba muerta. Su andar con Dios no tenía poder.
       ¿Alguna vez te han hecho una pregunta como la que planteó Bascombe? Espero que sí. Si no te la han hecho, puedes estar seguro de que un día te la podrías hacer a ti mismo. No que tengas preguntas o dudas. Eso no es lo que quiero decir.
       Lo que quiero decir es lo siguiente: Cuando alguien te confronta seria y directamente y pone tu fe a prueba, ¿cuál es tu respuesta? ¿Lo evitasí ¿Te confunde? ¿Respondes con fe? Cuando tienes la oportunidad de echar por la borda tus creencias morales a cambio de unos momentos de placer, ¿respondes con fortaleza espiritual? ¿Con traición? ¿Con renovación o derrota?
       Dios pidió a Abraham que hiciera algunas cosas difíciles: que dejara su hogar y sacrificara a su hijo. Dios estaba probando la profundidad de su fe. Abraham creyó, "y Él se lo reconoció por justicia" (Génesis 15:6).
       Cuando alguien te haga esa difícil pregunta, ¿te parecerás más al pastor o a Abraham?  --Dave Egner
  destino
* ¿Cuál fue la prueba más grande que yo he enfrentado? ¿Vino en forma de duda o de tentación? * Si un incrédulo me preguntara si de verdad creo en todas esas cosas sobre Dios y Jesús, ¿cómo respondería?
  en resumidas cuentas: las preguntas difíciles exigen una fe verdadera.
  
  Copyright (c) por Ministerios RBC--Grand Rapids, MI 49555

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionales.org

Para cancelar tu subscripción
https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros


Enlaces de Devocionales Grupos

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí