DIOS DESEA NUESTRO CORAZÓN

En el lenguaje de las escrituras se habla del corazón como el centro de la naturaleza humana.

Dios desea nuestro corazón, porque ahí es donde guardamos nuestros sentimientos y a Dios le interesamos, dice la palabra que de la abundancia del corazón habla la boca, y ahí guardamos tantas cosas, cuantas veces nuestro corazón está herido y hablamos dolor o está alegre y contagiamos a la gente que está a nuestro alrededor, con esa alegría que tenemos, esa es otra cosa que nosotros con nuestro ánimo hacemos que la gente se contagie.

Pero hay alguien que se preocupa por cómo está este corazón, alguien que nos conoce y que quiere que le conozcamos, yo no se como esta hoy tu corazón, quizás no lo has limpiado, porque es también como en nuestra casa, a veces juntamos y juntamos cosas que no nos sirven, y así hacemos hasta que llega un momento en que no sabemos qué hacer con tantas cosas, y es cuando decimos ¡ya no puedo! tengamos cuidado con lo que guardamos, mejor limpiemos a diario, ¿de qué manera? Platicando con Dios, aprendiendo de su palabra, asistiendo a nuestras reuniones, alabando a Dios en todo
momento.

Dios obra en el corazón de las personas por medio de su Espíritu Santo (Romanos 5:5).

Produciendo fe, arrepentimiento y amor. Entregarle el corazón a Dios implica entregarle TODO NUESTRO SER.

Dios te dice: DAME, HIJO MÍO, TU CORAZÓN Y MIREN TUS OJOS POR MIS CAMINOS (Proverbios 23:26)

TU AMIGA TERESA

Reyna Castellanos

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí