DEVOCIONAL – ¿DE QUIÉN ERES?

Lectura: Salmo 24

Del Señor es la tierra y todo lo que en ella hay; el mundo y los que en él habitan. Salmo 24:1

¡Tú no eres mi jefe! ¿Alguna vez has escuchado a un niño hacer esa declaración a alguien que tiene autoridad? Es el intento del niño de afirmar su independencia.

Sin embargo, eso no sólo lo hacen los niños. Sea cual fuere la edad, no nos gusta que alguien nos diga lo que tenemos hacer. Después de todo. esa persona podría pedirnos que hiciéramos algo que no queremos hacer o ponernos en una situación en la que no deseamos estar.

Ahí descansa el temor de confiar en Dios. Por miedo a poner control de nuestra vida en sus manos, preferimos hacernos fuerte y decir: Tú no eres mi jefe.

Existe un grave problema en esa manera de pensar: no es correcta. En realidad, no podemos decir a Dios que Él no está a cargo. En el Salmo 24 David dijo: Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que la habitan.….en el mundo. Eso significa todos nosotros.

Por tanto , nuestra respuesta de confiar en Él y entregarle nuestra vida viene cuando reconocemos su autoridad. Le decimos : Señor, Tú sí eres mi jefe. Reconozco que te pertenezco y quiero trabajar contigo para lograr tu voluntad.

Somos de Dios. Él está a cargo. Nuestro trabajo es confiar en Él para vivir para Él.

…..no sois vuestros. Pues por precio habéis sido comprados…1Corintios 6:19-20

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí