La Nueva Vida: La salvación (2-2)

Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,
serás salvo. Romanos 10:9.

La nueva vida: La salvación (2-2)Si la luz divina ilumina mi conciencia, no pensaré más que «mi vida es ordenada» y que puede complacer a Dios lo bastante como para que yo vaya al cielo. Cambiaré de pensamientos a la luz de su Palabra: «No hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:22-23). «Estabais muertos en vuestros delitos y pecados» (Efesios 2:1). «La paga del pecado es muerte» (Romanos 6:23), y no solamente la muerte física, sino también la eterna separación respecto de Dios.

El arrepentimiento conduce a «la fe en nuestro Señor Jesucristo»: «Por gracia sois salvos por medio de la fe» (Efesios 2:8). La fe en la Palabra de Dios acepta que «siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros» (Romanos 5:8), es decir, que él murió en nuestro lugar: «Jesús» el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación» (Romanos 4:25).

Uno no es salvo por las buenas obras que cumpla: «Dios» nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia (Tito 3:5). Es un grave error pensar que es necesario, de alguna manera, completar la obra de Cristo respecto de nuestros pecados, cumpliendo buenas obras que nos acreditaran méritos (Efesios 2:9).

Pero, después de la salvación deben manifestarse las buenas obras. Fuimos «creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas» (Efesios 2:10).

El devocional diario, es editado por: «La Buena Semilla» 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí