Inicio » Devocional Cristiano » Devocionales Cristianos – Parábola de los trabajadores del viñedo

Devocionales Cristianos – Parábola de los trabajadores del viñedo


La parábola de los trabajadores del viñedo [Mateo 20,1 – 16]


ha de entenderse como que Dios es libre y soberano y su bondad no se mide con criterios humanos; tiene un profundo significado y pueden sacarse diversas enseñanzas de ella. Entre otras cosas quiere mostrarnos lo que significa tener "absoluta confianza en la Palabra del Señor". Si nos fijamos, veremos que sólo a los primeros les dijo cuánto les iba a pagar, esto es un denario [lo que un jornalero ganaba en aquel tiempo], a los demás les dijo: "les daré lo que sea justo". Con esta promesa se fueron a trabajar. La enseñanza de este pasaje es que la justicia de Dios no es matemática y va mucho más allá de nuestra pobre justicia humana, y que su palabra es de fiar, más allá de lo que nosotros pudiéramos pensar. Cuando leemos las promesas hechas por Jesús, debemos siempre pensar que la realidad es mucho más grande de lo que la palabra expresa. Con este Dios, cómo no vamos a entregarle toda nuestra vida y a trabajar sin descanso por el reino, si lo que nos ha prometido es mucho más de lo que jamás pudiéramos haber pensado, no importa que sólo hayamos trabajado una hora. Permitamos que el amor de Dios llene nuestras vidas. Abrámosle nuestro corazón; hemos de estar en un continuo proceso de conversión para que nuestros corazones no destilen odios ni rencores, sino alegría y paz en el Señor; para permitirle a Él, a su Espíritu, a pesar de nuestras fragilidades e inclinaciones, sea quien nos conduzca y no nuestras apreciaciones personales muchas equivocadas de la vida, de los acontecimientos y de las personas.

 

¡¡¡Padre celestial: el mundo te necesita con suma urgencia. Envía más obreros a la cosecha para que todos escuchen el mensaje del Evangelio y reciban la salvación!!!

————————————————————————————————–

Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.

Juan Alberto Llaguno Betancourt

Protejamos nuestra Biodiversidad y el Medio Ambiente [ Génesis 2,15; 8,22]

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte