«Allí donde está tu tesoro, allí está tu corazón».(Mt. 6, 19-23)

¿Dónde está el corazón del amante? En la cosa que ama: por consiguiente, allí donde está nuestro amor, allí es donde nuestro corazón permanece cautivo. No puede salir de allí, no puede elevarse más alto, no puede ir ni a derecha ni a izquierda; vedle parado. Allí donde está el tesoro del avaro, allí tiene su corazón; allí donde está nuestro corazón, éste es nuestro tesoro.

¡Y qué! Una nonada, una imaginación, una palabra seca que alguien nos ha dicho, una falta de acogida gratuita, un pequeño rechazo, el solo pensamiento de que alguien no cuenta con nosotros…¡todo esto nos hiere y nos indispone hasta el punto de no poder curar! El amor propio ataca a estas heridas imaginarias, no sabemos salir de ellas, estamos siempre metidos en ellas y ¿por qué? Porque estamos cautivos de esta pasión. ¿Qué es lo que nos hace cautivosí ¿Estamos en «la libertad de los hijos de Dios»? (Rm 8,21) ¿O estamos atados a los bienes, a las comodidades, a los honoresí

Oh Salvador, nos has abierto la puerta de la libertad, enseñanos a encontrarla. Haznos conocer la importancia de esta sinceridad, haz que recurramos a ti para llegar a ella. Iluminanos, mi Salvador, para ver a qué cosas estamos atados, e introducenos, por favor en la libertad de los hijos de Dios.

  • concordó con todos ustedes Dios lo bendiga muchísimo

  • =) Que Dios le bendiga, que mi Señor corte atadura a todo tesoro guardado por nuestros corazones que sea ajeno a Cristo.