devocional-camino-angosto-espacioso

Entrad por la puerta estrecha;porque ancha es la puerta,y espacioso el camino que lleva a la perdición,y muchos son los que entran por ella;porque estrecha es la puerta,y angosto el camino que lleva a la vida,y pocos son los que la hallan. Mateo 7:13-14.


¿Camino espacioso o camino angosto? – Devocional Diario

A veces, en una conversación corriente, se oyen expresiones como ésta: «A cada uno su verdad», «él halló su camino», etc.

En cuanto a nuestro eterno por venir, la Biblia nos enseña algo muy diferente. No hay miles de caminos, sólo hay dos: el camino espacioso y el camino angosto. Ser viejo o joven, instruido o no, rico o pobre, negro o blanco, no es lo que importa para Dios. Él no hace diferencia entre las personas.

El camino espacioso es un camino fácil; es el de todas las opiniones posibles en que cada uno hace lo que quiere. Para entrar a él la puerta es ancha; no se necesita abandonar nada: ni malas costumbres, ni el orgullo, ni la propia justicia. Es un camino muy frecuentado, pero ¿adónde lleva? A la perdición, lejos de Dios.

En contraste con él hay otro camino, estrecho y mucho menos popular. Este camino va en contra de la tendencia de nuestra época de hacer compromisos y de conformarse con la opinión de la mayoría. Este camino lleva a la vida, desde ahora y para siempre. La puerta para entrar allí es estrecha: se entra a él abandonando todas pretensiones personales y creyendo en el Señor Jesús. Ese camino no es una filosofía, ni una tradición, sino una relación viva con una persona: Jesús, el Hijo de Dios. Es el camino en que se disfrutan la paz y el gozo que vienen de Dios.