Tú eres Dios, y tus palabras son verdad.2 Samuel 7:28.

Cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos,
diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Lucas 15:5-6.

Devocional Diario – ¿Cómo estar Seguro de Ser Salvo? (2 de 2)

Creer a Dios es dar la prioridad a su Palabra con relación a mis pensamientos y a mis sentimientos. Es un primer punto que se debe entender. También debo creer que él es amor y que desea verdaderamente salvarme.

Todavía me acuerdo del lugar en que, de repente, me vino a la memoria este versículo: “El Señor me salvará” (Isaías 38:20). Fue el disparador. En un instante comprendí que Dios me había amado primero, que había querido salvarme y hacer de mí su hijo. Entonces tuve la seguridad de ser salvo. El Espíritu Santo me dio este versículo con toda su fuerza de convicción. Él me había preparado interiormente y ahora la Palabra de Dios iba a arraigarse en mí. Acepté que Dios me ama en verdad, que me ama personalmente. Supe que le pertenecía. Para eso Jesús había pagado el gran precio.

Sin embargo, aún quedaba una lección por aprender. Atravesé dolorosos períodos de duda, pero un día leí este pensamiento: «No ponga en tela de juicio, en la turbación y la tentación, lo que usted aprendió en la luz». Era cierto. Me fue útil volver al amor del Señor que me había convencido. Desde ese día experimenté que el Señor está conmigo, me sujeta, me levanta y me fortalece. Él me tiene en su mano y nadie puede arrebatarme de ella.

Mediante la fe, permanezcamos conscientes del amor de Dios, fuente de nuestra fuerza.