LA BONDAD DE DIOS SIEMPRE PRESENTE EN NOSOTROS

Nada contribuye más eficazmente a animarnos a venir al trono de la gracia que recordar las bondades de Dios para con nosotros en el pasado.

Si no hubiésemos sido enseñados a creer a partir de las experiencias del pasado, nuestra fe sucumbiría ante la adversidad y el dolor ahogaría nuestro corazón. Estas experiencias nos ayudan a creer que Él escuchará las oraciones de su pueblo y que siempre, tal como lo hizo con compasión en el pasado, lo hace hoy y lo hará en el futuro.

¿Qué ha hecho Dios por usted en el pasado? ¿Cuál es la historia de su caminar con Él en los últimos añosí ¿Acaso no ha mantenido Él su Palabra? ¿Alguna vez Él ha dejado de cumplirla?

“¿No volverás a darnos vida, para que tu pueblo se regocije en ti?” (Salmo 85:6).

Esta ha sido mi oración: “¡Señor, hazlo de nuevo! ¿Avivamiento? Hazlo de nuevo. ¿Fuerza, refrigerio del Espíritu Santo? ¡Señor, hazlo otra vez! ¿Los milagros del pasado? ¡Señor, hazlo otra vez! ”

Vaya de vuelta directamente a la Ley y oiga lo que se revela de Su naturaleza: “Y el Señor pasó por delante de él, y exclamó: El Señor, el Señor Dios, misericordioso y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebeldía y el pecado… “(Éxodo 34:6-7).

¡Eso es lo que Dios fue, es y será! Dios le ha guardado hasta hoy, ¿por qué habría de apartarse de usted ahora?

¡Bendito el que confía en el Señor!

Por : David Wilkerson

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí