La Oración – Ora para obtener el favor de Dios

“YO HARÉ QUE ESTE PUEBLO HALLE GRACIA…” (Éxodo 3:21)

Dios dijo a Israel: “Yo haré que este pueblo halle gracia a los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis no vayáis con las manos vacías” (Éxodo 3:21).

Dios prometió dos cosas a su pueblo antes de salir de Egipto: gracia ante sus enemigos y gran provisión. Y cuando los sacó de la esclavitud, les concedió las dos. Aquí tenemos una enseñanza: tu prueba es como una escuela donde Dios se manifiesta para favorecerte. Fíjate en lo que usó para liberar a su pueblo de la esclavitud y dar un giro a su situación: moscas, granizo y ranas. Dios se sirvió de las mismas plagas que destruyeron a los enemigos de los hebreos para librar a éstos. No hay nada que Dios no pueda hacer o ser. Él puede ser tu médico, tu consejero, tu corredor de bolsa, tu abogado o cualquier otro experto que necesites en una situación determinada. Considera cómo las ranas que invadieron las casas de los egipcios no pudieron cruzar el umbral de las puertas del pueblo de Dios. ¡Porque el favor de Dios te protege! Piensa en las cosas que te han acontecido pero que no te han hecho mella.

Dijo Esdras: “…La mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros y nos libró de manos de enemigos y asaltantes en el camino” (Esdras 8:31). ¿Por qué el mismo faraón que había dicho “no” a Moisés en repetidas ocasiones acabó diciendo “sí”? ¡Porque fue el tiempo de Dios! Cuando estás en sintonía con el Señor, Él intervendrá para beneficiarte. Por ello, empieza a pedir su favor: favor para situaciones inesperadas, favor que mueva montañas, que abra puertas, que te dé acceso a cosas que no tendrías de otra manera. Si crees que no puedes encarar el futuro, rememora tu pasado con Dios, y recuerda que “Ciertamente, el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida…” (Salmo 23:6).