Cristiano, por favor No te distraigas

“…MIENTRAS TU SIERVO ESTABA OCUPADO EN… OTRA COSA…” (1 Reyes 20:40)

La palabra “ocupado” aparece sólo una vez en la Escritura: “…Mientras tu siervo estaba ocupado en… otra cosa, el hombre desapareció…” (1 Reyes 20:40).

En este episodio, Dios juzga a alguien por olvidarse de lo que es importante y distraerse.

En 1992, la revista Fortune publicó un informe acerca de “Los mayores descuidos de 1991”. Y uno de ellos fue el siguiente:

En un acto de cooperación empresarial, AT&T alcanzó un acuerdo con Con Edison, empresa energética de Nueva York. El contrato estipulaba que cuando la demanda de electricidad excediera la red de suministro, AT&T disminuiría su demanda de la compañía eléctrica, desconectando algunas de sus instalaciones y obteniendo la energía de sus propios generadores de la central telefónica de la Calle 33 Thomas Street, situada en el bajo Manhattan.

El 17 de septiembre, AT&T siguió los protocolos acordados. Pero cuando los generadores de AT&T se pusieron en funcionamiento, se produjo una sobrecarga eléctrica que inhabilitó algunos de los rectificadores que controlaban 4,5 millones de llamadas internas, 470.000 llamadas internacionales, 1.174 vuelos internos que transportaban a 85.000 pasajeros y todo el sistema de comunicaciones que conectaba los controladores aéreos de los aeropuertos de La Guardia, Kennedy y Newark.

¡Fue un verdadero caos! Las alarmas de la estación de 33 Thomas Street sonaron sin parar durante seis horas. ¿Por qué? Porque los empleados de AT&T encargados de los rectificadores se encontraban fuera –¡asistiendo a un seminario de un día acerca de cómo operar en emergencias!

Dice la Biblia: “…Manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar” (1 Pedro 5:8 NVI).

Si Satanás no te puede “devorar” con un asalto frontal, lo hará desviando tu atención a cosas que en realidad son sin importancia. ¡No te distraigas!

2 COMENTARIOS

  1. Amén, hermanos que bendición de mensaje porque ciertamente muchas veces nos distraemos del verdadero proposito de Dios y como ahora el señor en su infinito amor y su gran misericordia nos recuerda que no debemos distraernos sino seguir adelante con la mirada puesta en Jesús. Dios los bendiga siempre.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí