Los Sueños de DiosInvolucrar a otros en tu sueño. Parte 1

“…que estéis perfectamente unidos en una misma mente y un mismo parecer” (1 Corintios 1:10)

Para poder realizar tu sueño, primero tienes que saber cómo involucrar a otros. Y para hacerlo bien, deberás ser capaz de conectar con ellos de cuatro formas.

Primero, tienes que conectarte con ellos de manera lógica. Si no creen en tu idea, no la van a secundar. Por ello, tu primer paso debe ser tener credibilidad, porque si no, no podrás dar el siguiente paso. ¿Cómo se hace eso? Haciendo un análisis realista de la situación del momento y presentándosela. Cada vez que compartas tu visión, una de las primeras cosas que te van a preguntar es: ‘¿Qué pasa con esto y esto.?’ Si no lo preguntan en voz alta, lo pensarán para sus adentros. Y seguirán haciéndose la pregunta hasta que tengan las respuestas. Por eso es necesario ser exhaustivo en tu exposición y no concentrarse sólo en las repercusiones positivas, sin tener en cuenta las dificultades.
Segundo, tienes que presentar una estrategia clara en la que puedan creer. Si una propuesta parece demasiado amplia e inalcanzable, las personas se desanimarán y perderán interés enseguida. Cuando los grandes sueños son desmenuzados en pequeñas porciones, y éstas se dan a individuos con talentos, la tarea es mucho más realizable y cada persona en cuestión se siente cada vez más parte de esa visión. Es toda una destreza comunicar todo esto de manera efectiva, sin entrar en demasiados detalles y sin aburrir a la gente. Deberás dar suficiente información para satisfacer a la mayoría, pero no tanta que corras el riesgo de perderlos. Para ser efectivo, necesitas gran sabiduría, constancia y la ayuda de Dios. Pero si quieres que otros se involucren en tu sueño, tendrás que poner en práctica lo anterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí