Satanás está derrotado. Parte 1

“¡…EL HIJO DE DIOS VINO A DESTRUIR LAS OBRAS DEL DIABLO!” (1 Juan 3:8 CST)

¿Has visto alguno de esos programas de la TV donde se aparece el policía, sorprende al criminal y le dice: ‘Te pillé’, luego le pone las esposa y le lleva la cárcel? Pues eso mismo hizo Jesús con satanás. La palabra “destruir” del versículo de arriba implica “deshacer” o “venirse abajo”. Es como el cemento que se resquebraja y entonces se cae la pared; o como el carrete que se queda sin hilo, de manera que cuando se va a usar la prenda, ésta se rompe porque no está bien cosida. ¿Cómo quieres luchar contra satanásí ¿Con la fuerza de tu intelecto o con el poder de la Palabra de Diosí ¿Haciendo tu voluntad o conociendo la voluntad de Dios y obedeciéndola? Si prendes la luz de una habitación oscura donde hay cucarachas, éstas corren a esconderse inmediatamente. ¡Pero si lo único que hiciste fue encender la luz!

Todo muro que satanás construye para mantenerte encerrado se viene abajo cuando es expuesto a la luz de la Palabra de Dios. Ahí la estratagema de satanás se desintegra a gran velocidad, puesto que la luz viaja a 186.000 millas por segundo. El arma más eficaz del diablo es tu ignorancia de la Palabra de Dios. Por eso tratará de impedirte que leas la Biblia mucho más que cualquier otra cosa. Jesús dijo: “…Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). La verdad por sí sola no te hace libre; es “conocerla”, aferrarte a ella en momentos de dificultad y confiar en que Dios hará lo que ha prometido. Esas cosas te permitirán no sólo sobrevivir a los ataques de satanás, sino también tener victoria sobre él.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí