dar-y-recibir-biblia“DE GRACIA RECIBISTEIS, DAD DE GRACIA” (Mateo 10:8)

La importancia de dar y recibir en la Biblia

Jesús nos ordenó dar – y recibir. Tiene que haber un equilibrio adecuado entre ambos. Su mandamiento de recibir nos mantiene realistas en cuanto a nuestras limitaciones personales y nuestra dependencia de Dios – y de otros. Su mandamiento de dar reta a nuestro egoísmo innato. Acumular o perder – nuestro cuerpo muere desnudo y lo mismo le ocurre al alma.

Para algunos de nosotros, recibir es más difícil que dar. No tenemos problema para dar nuestra opinión, esperanza, ánimo, consejo, apoyo, dinero, e incluso darnos nosotros mismos. No, nuestro mayor reto es llegar a ser receptores afables. Al recibir, reconocemos nuestra necesidad de otras personas y eso es duro para nuestro ego. También revelamos al dador que tiene algo que vale la pena dar y esto le da valor a su vida. A menudo es solamente a través de los ojos del que recibe cuando el dador descubre su valor.

Cuando alguien nos da un reloj pero nunca lo llevamos, ¿hemos aceptado aquel reloj realmente? Cuando alguien nos da una idea y ni siquiera la consideramos, ¿es esa idea al menos apreciada? Cuando alguien nos presenta a un amigo y lo ignoramos, ¿es éste aceptado de verdad? Recibir es un arte. Le permite a otros ser parte de nuestras vidas, incluso que dependamos de ellos en ciertas áreas.

Requiere la gracia de decir: “Te necesito; sin ti no sería quien soy”. El recibir de corazón requiere amor y humildad. Los sentimientos de mucha gente son heridos y jamás tratarán de alcanzar a otros de nuevo debido a que sus regalos fueron tratados con falta de respeto y valor. Así que, en este día, tratemos de ser buenos dadores – ¡y receptores!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí