grano-trilla-biblia“EL GRANO SE TRILLA” (Isaías 28:28)

Las “Cosas rotas” en la Biblia

El quebrantamiento no es un tema popular, especialmente en un mundo donde se aplaude al bravucón. Sin embargo, es el precio del éxito.

Comprueba la historia: En casi todas las grandes historias de éxito de la Biblia hay un capítulo de quebrantamiento.

¿Cómo se convirtió Moisés, príncipe de Egipto, en el hombre más manso de la tierra? (La mansedumbre representa al caballo salvaje que ha sido quebrantado y que reacciona al más ligero tirón de la rienda.) ¡Cuarenta años en el desierto! ¿Cómo Saulo, un orgulloso fariseo, pudo convertirse en Pablo, un esclavo de Cristo y siervo de cada creyente? Escucha: “ esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” (2 Corintios 4:17).

Ahora, hay un nuevo concepto para algunos de nosotros:

“Tribulación… produce en nosotros” (2 Corintios 4:17). Una cosa es ser quebrantado, como el hijo pródigo, por haber desobedecido a tu Padre celestial, y otra completamente diferente es ser quebrantado en el proceso de hacer su voluntad.

Los trescientos hombres de Gedeón tuvieron que quebrar sus cántaros antes de que la luz de las antorchas pudiera brillar y los enemigos ser derrotados. Eliseo tuvo que romper su arado, sacrificar su seguridad, y seguir a Elías antes de ser cualificado para obtener la doble porción. María hubo de exponerse al ridículo y quebrar su vaso de alabastro sobre la cabeza de Jesús, a fin de recibir uno de sus más grandes elogios: “…dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho” (Mateo 26:13).

Si quieres lograr algo para Dios, debes estar dispuesto a ser quebrantado en todas las áreas de tu vida, incluyendo tus ambiciones, reputación, deseos, y propia voluntad. Tal y como “el grano se trilla” (Isaías 28:28).