cristiano-y-la-motivacion“TÚ GUARDARÁS EN COMPLETA PAZ A AQUEL CUYO PENSAMIENTO EN TI PERSEVERA…” (Isaías 26:3)

¿Cristiano, qué es lo que te motiva?

A todo el mundo le motiva algo. ¿Y a ti?

(1) ¿Culpabilidad?

Las personas que se dejan guiar por la culpabilidad son manipuladas por sus recuerdos. Dejan que su pasado controle su futuro. Inconscientemente hacen un sabotaje a su propio éxito, pensando que no merecen esta o aquella bendición. Somos el resultado de nuestro pasado, pero no tenemos que ser sus prisioneros. Dios nos dice: “No os acordéis de las cosas pasadas…” (Isaías 43:18). ¡Haz caso de lo que Él dice!

(2) ¿Enfado y rencor?

En vez de soltar el dolor por medio del perdón, ¿lo escenificas constantemente en tu mente? Quienes te han dañado sólo pueden seguir dañándote si guardas el dolor por medio del rencor. Por tu propio bien, perdona, aprende de ello y sigue adelante.

(3) ¿Miedo?

Muchos de nuestros miedos son el resultado de una experiencia traumática, de expectativas irreales, de crecer en un hogar de mucho control, o de predisposición genética. Sea la causa que sea, el miedo es una prisión que nos imponemos a nosotros mismos, la cual nos impide llegar a ser lo que Dios quiere que seamos. Levántate. Actúa contra él con las armas de la fe y del amor, pues “En el amor no hay temor…” (1 Juan 4:18).

(4) ¿Materialismo?

¿Piensas que si tuvieras más, serías más importante? ¡Falso! ¡Tener no es valer! ¡Tu valor no depende de tu cartera de valores! La mentira más común acerca del dinero es que teniendo más, estarás más seguro. Pues no, la seguridad verdadera se encuentra sólo en lo que nunca te puedan quitar: tu relación con Dios.

Así que, ¿cuál es la solución? Una vida controlada y dirigida por Dios para así poder cumplir sus propósitos.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí